Ruth Bader Ginsburg, la jueza más antigua de la Corte Suprema de Justicia y una fiel representante de su ala más liberal, ingresó en el hospital con escalofríos y fiebre, anunció el tribunal el sábado.

Sus recientes y constantes problemas de salud han generado especulaciones sobre un posible retiro, lo que le permitiría al presidente conservador de Estados Unidos, Donald Trump, nominar un sustituto.

A última hora del sábado, sin embargo, sus síntomas habían disminuido. "Espera ser dada de alta del hospital el domingo por la mañana", dijo el tribunal en un comunicado.

La jueza de 86 años ingresó en el Hospital John Hopkins en Baltimore el viernes por la noche después de una evaluación inicial en el Sibley Memorial Hospital en Washington.

Ginsburg, quien es una de los cuatro juristas liberales en la corte, se estaba recuperando gracias a "antibióticos y líquidos por vía intravenosa", según el comunicado.

En agosto, completó un tratamiento de radioterapia ambulatoria de tres semanas en Nueva York por un tumor maligno localizado en el páncreas.

Fue tratada por cáncer de colón en 1999, y una década después, por cáncer pancreático que se detectó en una etapa temprana. En diciembre de 2018, le extrajeron dos nódulos de su pulmón.

Los nueve jueces de la Corte Suprema de Estados Unidos son nombrados de por vida, y Ginsburg ha dicho repetidamente que solo se jubilará cuando se sienta incapaz de manejar el flujo de trabajo.

Nominada por el expresidente demócrata Bill Clinton en 1993, "RBG" fue pionera en la lucha por la igualdad de género en la década de 1970 y se ha convertido en un ícono cultural, muy popular en las redes sociales, en especial entre los jóvenes.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes