Una corte de apelación confirmó el viernes que el Congreso estadounidense puede exigir documentos financieros de Donald Trump, en un revés judicial para el presidente republicano en su enfrentamiento con los parlamentarios demócratas.

Esa decisión, que aún puede ser objeto de un recurso ante la Corte Suprema, la más alta jurisdicción de Estados Unidos, forma parte de un procedimiento anterior a la apertura de una investigación parlamentaria que busca la destitución del presidente.

Aborda los asuntos financieros de Trump antes y después de su llegada a la Casa Blanca. Los demócratas sospechan especialmente de que el magnate inmobiliario infló el valor de sus propiedades para obtener créditos.

Para tener detalles, ordenaron en abril a su antigua empresa contable, la firma Mazars, transmitirles una serie de documentos financieros.

La Casa Blanca, que denuncia "acoso", acudió a la justicia para bloquear tal pedido, como ha hecho frente a otros requerimientos del Congreso.

En su argumentación, el gobierno dice que el Congreso no necesita esa información para asegurar su labor legislativa, pero en mayo un juez de Washington rechazó esa postura y estimó que los documentos podrían ser incluidos en el marco de una "investigación fundamentada".

"Confirmamos esa decisión. Contrariamente a los argumentos del presidente, la comisión es competente en virtud de las reglas de la Cámara pero también de la Constitución para emitir esos mandatos y Mazars debe cumplirlos", escribió el juez David Tatel.

El parlamentario Elijah Cummings, que preside la comisión de Supervisión del ejecutivo que solicitó los documentos, celebró una "victoria espléndida y fundamental" para el "Estado de derecho.

"Durante mucho tiempo, el presidente puso sus intereses personales por delante de los de los estadounidenses", añadió. "Ya es hora que deje de bloquear Mazars".

Tras obtener el control de la Cámara de Representantes en enero, los demócratas lanzaron una serie de investigaciones sobre los impuestos de Trump, sus finanzas y las implicaciones del caso ruso.

Pero la batalla tomó una nueva dimensión cuando los demócratas decidieron, el 24 de septiembre, abrir un proceso de destitución contra el presidente, de quien sospechan que presionó a Ucrania para que le ayudara a actuar en contra de un rival político.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes