Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La sede del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) en Luxemburgo, el 10 de diciembre de 2014

(afp_tickers)

Eslovenia y Austria pueden reenviar a Croacia a los solicitantes de asilo que llegaron a su territorio a través de este país, incluso durante el momento álgido de la reciente crisis migratoria, indicó este miércoles la justicia europea.

"Croacia es responsable de examinar las solicitudes de protección internacional de las personas que cruzaron en masa su frontera durante la crisis migratoria de 2015-2016", indicó en un comunicado el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE).

Las reglas europeas conocidas como "Dublín" otorgan la responsabilidad de examinar las solicitudes de asilo al primer país del bloque al que los migrantes llegaron de manera irregular.

Sin embargo, en plena crisis migratoria, las autoridades croatas organizaron el transporte hasta la frontera con su vecina Eslovenia (país de la UE) de los migrantes que llegaron a su territorio desde Serbia, país de los Balcanes que no pertenece al bloque europeo.

El objetivo era facilitarles la presentación de "solicitudes de protección internacional" en otros países de la UE, recuerda el alto tribunal. Un sirio lo llevó a cabo en Eslovenia, mientras que los miembros de dos familias afganas cursaron sus demandas en Austria.

Estos dos países del bloque llevaron el caso ante la justicia europea, que, en su fallo de este miércoles, recuerda que permitir a un migrante entrar en territorio comunitario "no puede calificarse de visado", aunque se explique "por una situación extraordinaria caracterizada por una afluencia masiva de personas desplazadas".

Sin embargo, el Estado miembro que decidió autorizar "por motivos humanitarios" esta entrada en territorio de la UE no puede eximirse de la responsabilidad de examinar la solicitud de protección internacional, subraya el alto tribunal.

La justicia europea apuntó, no obstante, que no se puede reenviar un migrante a un país donde "exista un peligro real de que el interesado sufra un trato inhumano o degradante".

Este principio se aplica a Grecia que, junto a Italia, se encuentra en primera línea de la crisis migratoria en la UE. A estos países han llegado casi un millón y medio de personas desde 2015, mayoritariamente sirios que huían de la guerra en su país.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP