Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El activista austriaco Max Schrems habla con la prensa tras presentar una demanda contra Facebook el 9 de abril de 2015 en Viena referente a la privacidad de datos

(afp_tickers)

La justicia europea se pronunciará el martes sobre la validez de los acuerdos entre Estados Unidos y la Unión Europea para la transferencia de datos personales, de los que dependen empresas como Facebook, tras el espionaje masivo de las agencias estadounidenses revelado por Edward Snowden.

El caso, planteado por un usuario de Facebook, el austríaco Max Schrems, fue presentado en Irlanda, desde donde la empresa estadounidense opera, por razones fiscales, sus actividades europeas y desde donde transfiere hacia Estados Unidos los datos de todos sus usuarios.

Schrems presentó una denuncia ante la autoridad irlandesa de protección de datos después de que el exconsultor de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA) Edward Snowden revelara en 2013 un sistema de vigilancia masiva a nivel mundial. El austríaco denunció que "la normativa y la práctica" de Estados Unidos no ofrecían "protección real alguna", por lo que pedía a Irlanda que prohibiera la transferencia de datos.

La denuncia apunta directamente al acuerdo sellado entre la UE y EEUU en 2000 conocido como 'Safe harbour' o 'Puerto seguro'. Con este, Bruselas consideraba a EEUU un país con un nivel adecuado de protección de datos, lo que ampara la transferencia de informaciones. El acuerdo 'Safe harbour' enumera un conjunto de principios para la protección de datos a fin de garantizar que las empresas estadounidenses respeten la legislación europea.

Según el lobby europeo del sector, DigitalEurope, lo utilizan unas 4.500 empresas de la economía digital para transferir diferentes tipos de informaciones comerciales de los usuarios de internet.

- Deficiencias sistemáticas -

A mediados de septiembre, el abogado general del tribunal, Yves Bot, consideró la "supervisión (...) masiva e indiferenciada" de las agencias de inteligencia estadounidenses, reveladas por Snowden, como "deficiencias sistemáticas" que no garantizan el respeto a la vida privada y familiar, así como la protección de datos, invalidando así el acuerdo 'Safe harbour'. El abogado general del tribunal emite opiniones que no son vinculantes, pero que éste generalmente sigue.

Estados Unidos estimó que la opinión del abogado se basaba en "afirmaciones erróneas". "Estados Unidos no practica ni practicó la vigilancia indiferenciada de nadie, incluidos los ciudadanos europeos", indicó la embajada estadounidense en Bruselas, recordando que la UE y EEUU están renegociando una actualización del acuerdo firmado en 2000.

Las dos partes, a petición de la UE, lanzaron en 2013 el proceso para actualizar el acuerdo, después de las revelaciones del exconsultor de la NSA Snowden, que mermaron, del lado europeo, la "confianza" con Washington.

Las revelaciones de Snowden, buscado por Estados Unidos y que vive en Moscú, mostraron que el programa 'PRISM' de la NSA utilizó a los gigantes de internet estadounidenses, como Apple, Google o Facebook, para recopilar datos de sus usuarios.

Un portavoz de la Comisión Europea indicó recientemente que estaban negociando "incansablemente" para alcanzar un acuerdo con Estados Unidos. Incluso se esperan anuncios por parte de la Comisión el mismo martes, una vez que se conozca la decisión de la justicia.

A principios de septiembre, Washington y Bruselas concluyeron, después de cuatro años de negociaciones, un acuerdo marco que da acceso a los ciudadanos de la UE a la justicia estadounidense en caso de abuso en el uso de sus datos en Estados Unidos, en el marco de investigaciones por terrorismo. Entonces, la comisaria europea de Justicia, Vera Jourova, se declaró confiada "en concluir pronto" un acuerdo para "reforzar 'Safe harbour'".

AFP