Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Soldados patrullan en Niza, donde se instaló una tribuna con los colores de la bandera francesa, el 12 de julio de 2017, para conmemorar el primer aniversario del atentado en esta ciudad francesa

(afp_tickers)

La justicia francesa prohibió este jueves volver a publicar dos fotos del atentado del 14 de julio de 2016 en Niza difundidas por la revista Paris Match, pero no ordenó la retirada del semanario de los quioscos, según una sentencia consultada por la AFP.

Según el tribunal, esas dos fotos "atentan contra la dignidad humana", pero la "retirada de los quioscos del polémico número no sería una medida eficiente, puesto que (...) ya está en venta".

La fiscalía de París había exigido horas antes la retirada del último número de la revista Paris Match, que contiene imágenes de cámaras de vigilancia del atentado de Niza (sureste) en el que murieron 86 personas.

El ministerio público había pedido además prohibir la publicación de esas imágenes "en todos los formatos, sobre todo digitales".

Dos asociaciones de víctimas solicitaron el miércoles a la fiscalía que interviniera para impedir la publicación de la edición de esta semana, estimando que las imágenes atentan contra la dignidad de los muertos en el atentado con camión cometido hace un año.

El director de la redacción de Paris Match, Olivier Royant, se defendió declarando que la revista "había querido rendir homenaje a las víctimas" por un "deber de memoria, para que la sociedad no olvide".

"En cuanto a las fotos del camión de esa noche, publicadas por nuestros colegas desde hace un año, e incluso estos días en programas de televisión de gran audiencia, se trata de imágenes de lejos, de planos amplios, en las que resulta imposible identificar a las víctimas y no atentan a su dignidad", agregó.

El atentado de Niza, en el que un extremista embistió a una multitud que celebraba la fiesta nacional francesa, dejó 86 muertos, incluyendo varios niños, y 450 heridos.

El ataque fue reivindicado por el grupo Estado Islámico (EI), pero la investigación no logró confirmar ninguna conexión entre el grupo yihadista y el autor del atentado, Mohamed Lahouaiej Bouhlel, un tunecino de 31 años, abatido por la policía.

AFP