Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Combinación de fotografías, creada el 26 de abril de 2016, de los tres franceses acusados por filtración de documentos fiscales de Luxemburgo: el periodista Edouard Perrin (izda.) y los exempleados de PwC Raphael Halet (c) y Antoine Deltour

(afp_tickers)

Los tres franceses que desvelaron las prácticas fiscales de Luxemburgo en el denominado 'caso LuxLeaks' comparecerán ante el tribunal de apelaciones a mediados de diciembre, informó este martes la justicia luxemburguesa, en un contexto de presión creciente contra la optimización fiscal de las multinacionales.

El proceso tendrá lugar los días 12, 19 y 21 de diciembre, precisó en un comunicado la justicia del Gran Ducado. La fiscalía había recurrido la sentencia pronunciada a finales de junio, que condenaba en primera instancia a dos de los acusados, que también apelaron, pero absolvía al tercero.

El magistrado condenó entonces a penas de hasta un año de prisión con suspensión de condena a Antoine Deltour y Raphaël Halet, dos empleados de la auditoria PricewaterhouseCoopers (PwC), que desvelaron las prácticas fiscales en el país.

Por su parte, el periodista Edouard Perrin, que desveló en el programa 'Cash Investigation' las prácticas fiscales de Luxemburgo con los documentos facilitados por Deltour, fue absuelto.

Tras un proceso celebrado en abril y mayo, la fiscalía había pedido 18 meses de cárcel para Deltour, de 31 años, y Halet, de 40, así como una multa para Perrin.

Los dos extrabajadores de PwC en Luxemburgo habían filtrado unos 30.000 documentos confidenciales que detallaban los beneficiosos acuerdos fiscales que el Gobierno luxemburgués concedió a varias multinacionales, como Ikea, Apple o Starbucks.

Los hechos se remontan a la época en que Jean-Claude Juncker, actual presidente de la Comisión Europea, era primer ministro de Luxemburgo (1995-2013).

El anuncio del nuevo proceso llega en un momento de presión creciente contra la optimización fiscal, después de que el Ejecutivo europeo liderado por Juncker obligara a Apple a devolver más de 13.000 millones de euros de impuestos no abonados entre 2003 y 2014 en Irlanda.

Apple se benefició de las "ventajas fiscales" de Irlanda, donde llegó a contar en 2014 con un tipo de imposición del 0,005%, según la Comisión, para declarar todas sus ventas realizadas en varios países, entre ellos varios de la Unión Europea (UE).

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP