Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El activista marroquí Naser Zefzafi golpea una cacerola con un cazo durante una protesta en Alhucemas el 6 de mayo de 2017

(afp_tickers)

El líder de las protestas populares que desde hace seis meses sacuden el norte de Marruecos, Naser Zefzafi, era buscado por la justicia este sábado, tras la confusión provocada la víspera por el anuncio erróneo de su detención.

En un comunicado, el procurador general del rey Mohamed VI ordenó el viernes por la noche "la apertura de una investigación y la detención de Naser Zefzafi".

Varios perfiles de contestatarios en Facebook afirmaron que la policía había registrado la casa de Zefzafi, cuyo paradero se desconocía este sábado por la mañana.

La justicia marroquí lo acusa de haber "obstaculizado, en compañía de un grupo de individuos, la libertad de culto en la mezquita Mohamed V de Alhucemas".

El viernes tuvo lugar un intento de detención de Zefzafi, que dio pie al anuncio erróneo de su arresto tras unos enfrentamientos con las fuerzas de seguridad desplegadas en Alhucemas.

Un allegado de Zefzafi contactado por la AFP explicó que éste había logrado escapar de los policías que fueron a detenerlo a la mezquita.

Según el procurador general, durante la oración del viernes, el líder de las protestas en la región del Rif interrumpió "la prédica, pronunciando un discurso provocador en el que insultó al imán y provocó disturbios que perturbaron la calma y la sacralidad" del lugar.

El incidente fue grabado con un teléfono móvil y difundido en Facebook. En las imágenes, se ve a Zefzafi atacar con vehemencia al imán, tildándolo de "mentiroso".

"¡¿Las mezquitas están hechas para Dios o para el poder?!", grita, antes de denunciar a "quienes quieren hacer capitular el Rif" y a "los extranjeros que vienen a violar a las mujeres".

Situada en esa región con fama de rebelde y conservadora, la provincia de Alhucemas es escenario de manifestaciones desde octubre de 2016, cuando un vendedor de pescado murió aplastado por un camión de la basura.

El incidente suscitó indignación en todo el país, dando pie a un movimiento de protesta social y política en el norte.

Encabezado por un grupo de activistas locales, el 'hirak' (el 'movimiento') defiende numerosas reivindicaciones para mejorar la situación del Rif, una región que, afirman, se ha visto marginada por las autoridades.

Zefzafi lleva meses multiplicando en las redes sociales las arengas contra el poder.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP