Navigation

La ley sobre el derecho del suelo enterrada por el Senado en Italia

Niños sostienen una pancarta que dice "Italia" el 13 de octubre de 2017 frente al Parlamento italiano en Roma, durante una protesta de la asociación "Italiani senza cittadinanza" (Italianos sin ciudadanía). afp_tickers
Este contenido fue publicado el 24 diciembre 2017 - 14:36
(AFP)

Un controvertido proyecto de ley instaurando el derecho del suelo para obtener la nacionalidad italiana fue enterrado este fin de semana por el Senado, a punto de ser disuelto antes de las nuevas elecciones legislativas, destaca este domingo la prensa italiana.

El proyecto de ley divide profundamente a la opinión pública, en momentos en que Italia afronta un flujo sin precedentes de migrantes.

El proyecto de ley pretende modificar la ley actualmente en vigor basada en la ley de sangre ("ius sanguinis"), con lo que la nacionalidad es transmitida por al menos uno de los dos progenitores.

Bajo el derecho del suelo, "ius soli", los niños nacidos en Italia de padres extranjeros pueden conseguir la nacionalidad.

El proyecto italiano propuesto está sometido a condiciones, entre ellas, que uno de los progenitores esté presente en el país desde hace al menos cinco años, o que el niño cumpla un ciclo escolar completo en Italia.

La adopción del derecho de suelo hubiera otorgado la nacionalidad a unos 800.000 niños nacidos en la península.

El derecho de suelo se aplica, entre otros, en Francia, Bélgica, Gran Bretaña o Portugal, bajo diversas formas.

Pero el Senado italiano estaba casi desierto el sábado, en antevíspera de Navidad, con solamente 119 senadores presentes de los 319, por lo que no hubo quórum para proceder al debate, y éste fue postergado para enero.

Sin embargo, se prevé que el parlamente italiano sea disuelto la próxima semana para dar paso a elecciones legislativas, probablemente el 4 de marzo.

El proyecto de ley sobre el derecho del suelo, ya aprobado por los diputados, propuesto por el gobierno de Paolo Gentiloni (Partido demócrata, centroizquierda) ha suscitado dos años de intensos debates entre la izquierda y la derecha, que se opone abiertamente a su adopción.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.