Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un niño mira a la cámara del fotógrafo de AFP antes de ir a la isla griega de Chios desde Cesme, en Turquía, el 5 de noviembre de 2015

(afp_tickers)

La llegada de tres millones de migrantes a la Unión Europea entre 2015 y 2017 podría tener un impacto "leve pero positivo" en la economía del bloque, estimó este jueves la Comisión Europea, que pronostica un crecimiento moderado de la zona euro en 2016 y 2017.

Se trata de la primera evaluación por parte de la Comisión Europea del impacto de la llegada de solicitantes de asilo a la UE desde que se agudizó la crisis migratoria.

"Unas tres millones de personas adicionales llegarán a la UE" entre 2015 y 2017, huyendo de la guerra y la pobreza, indicó la Comisión al presentar este jueves sus previsiones económicas de otoño.

Pierre Moscovici, comisario europeo de Asuntos Económicos, indicó en conferencia de prensa al presentar el informe que este flujo de personas tendrá "un impacto sobre el crecimiento económico que podría ser leve pero positivo para la UE en su conjunto".

La Comisión prevé la llegada de un millón de personas en 2015, 1,5 millones en 2016 y medio millón en 2017. Estas llegadas se traducen en un aumento de la población del bloque de 0,4% una vez que las solicitudes de asilo sean aceptadas.

La evaluación tiene en cuenta los gastos públicos adicionales, así como el aporte de la mano de obra adicional al mercado laboral, precisó Moscovici.

Este efecto "de llegada sin precedentes de una gran cantidad de refugiados" a Europa será "más importante para los países de acogida" y "depende de las políticas de integración", agregó, asegurando que podría incrementar el PIB entre 0,2% y 0,3% para 2017.

- Crecimiento moderado en 2016 y 2017 -

En sus previsiones, la Comisión pronostica un crecimiento moderado del PIB del conjunto de los 19 miembros de la zona euro.

En 2016, según la Comisión, se expandirá un 1,8% (1,9% en las previsiones de mayo) y en 2017 un 1,9%. Este año la expansión sería de 1,6% (1,5% en mayo) sostenida por el bajo precio del petróleo, una política monetaria acomodaticia y la debilidad relativa del euro.

"La previsiones económicas muestran que la economía de la zona euro continúa su reactivación moderada", indicó el vicepresidente de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, citado en un comunicado.

Según Dombrovskis, "la zona euro resistió a factores externos tales como la desaceleración de la economía mundial, lo que es alentador".

La caída del desempleo, aunque lenta, debería continuar en la zona euro. En 2016 Bruselas estima que alcanzará el 10,6% (una décima más que en la previsiones de mayo), este año se sitúa en 11% y para 2017 pronostica 10,3%.

En cuanto a la inflación, la Comisión pronostica un alza de precios de 1% en 2016 y 1,6% en 2017. Para este año, el índice sería de 0,1% debido a la fuerte caída de los precios del petróleo. Para los 28 miembros del bloque el crecimiento será este año de 1,9%, 2,0% en 2016 y 2,1% en 2017.

El desempleo de los 28 alcanzará al 9,5% de la población activa este año, 9,2% en 2016 y 8,9% en 2017. "La economía europea sigue una trayectoria de recuperación", estimó Moscovici.

Moscovici detecta "desafíos mayores" que aún deben ser superados, como "la falta de inversiones", las trabas al empleo y al crecimiento y el "persistente nivel elevado del endeudamiento público y privado". Pide por lo tanto una "respuesta política audaz y determinada".

- Grecia, España y Francia -

Grecia continuará en recesión en 2016, según las previsiones. Pero el nuevo rescate financiero acordado en julio favorecerá la reactivación de la economía que se espera crezca 2,7% en 2017, luego de una contracción prevista de -1,4% en 2015 y -1,3% en 2016.

El déficit será en España más importante que lo pronosticado, con -4,7% este año y -3,6% en 2016. La Comisión había fijado como objetivo -4,2% y -2,8% respectivamente.

Francia también incumplirá los objetivos de déficit, -3,8%, -3,4% y -3,3% en 2015, 2016 y 2017, año este último en el que París prometió reducir su déficit por debajo de 3%.

AFP