Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente Nicolás Maduro en Caracas, el 7 de abril de 2016

(afp_tickers)

La máxima corte venezolana declaró inconstitucional este lunes una ley de amnistía aprobada por la oposición parlamentaria para liberar a sus dirigentes presos, acogiendo un pedido del presidente Nicolás Maduro, en un fallo que los analistas estimaban previsible.

Cuatro días después de que Maduro sometiera la norma a un control de legalidad del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), su Sala Constitucional falló que viola la Carta Magna al incluir, por ejemplo, "delitos de delincuencia organizada que no guardan relación con delitos políticos".

El TSJ "declara la inconstitucionalidad de la Ley de Amnistía y Reconciliación Nacional, sancionada por la Asamblea Nacional el 29 de marzo de 2016", señala la sentencia, que se suma a otros fallos polémicos que eliminaron facultades de control del Parlamento, dominado por la oposición desde hace tres meses.

Algunas horas después de la publicación del fallo, el presidente Nicolás Maduro se refirió a la decisión del TSJ, indicando que es "inapelable" y que debe acatarse.

"El Tribunal Supremo de Justicia ha sacado una sentencia inapelable, declarando inconstitucional la ley que pretendía el autoperdón de los crímenes de los golpes de Estado desde 1999 al año 2015", dijo Maduro durante un evento con sus seguidores en un barrio popular en el oeste de Caracas durante la noche de este lunes.

En su larga sentencia, la Sala Constitucional aduce además vicios de forma, la inclusión en la iniciativa de delitos administrativos que "vulneran la defensa del patrimonio público y la lucha contra la corrupción", y "efectos en la sociedad y el ordenamiento jurídico al desconocer los derechos de las víctimas".

Maduro pidió la semana pasada al TSJ declarar la inconstitucionalidad de la ley, advirtiendo que su aprobación dejaría impunes violaciones de derechos humanos y desataría una espiral de violencia en el país.

- Comisión de la verdad -

El diputado opositor Henry Ramos Allup, presidente del Parlamento, que había dado por descontado que el instrumento sería declarado ilegal, reiteró su denuncia de que el TSJ es el "bufete jurídico" del gobierno.

"Estaba avisada la declaratoria (de) inconstitucionalidad (de) la Ley de Amnistía por el bufete inconstitucional tal como lo había ordenado Maduro", escribió en Twitter.

Con esa norma, la oposición buscaba liberar al menos a 76 de sus dirigentes presos y que cesaran los procesos judiciales contra cientos de "perseguidos y exiliados políticos".

Varias de esas personas están imputadas por hechos ocurridos en el marco de protestas contra Maduro que dejaron 43 muertos entre febrero y mayo de 2014.

El más reconocido de esos acusados es el líder Leopoldo López, sentenciado a casi 14 años de cárcel acusado de incitar a la violencia durante las manifestaciones. En la lista figuran además el alcalde de Caracas, Antonio Ledezma (bajo arresto domiciliario), y el excandidato presidencial Manuel Rosales.

"A Maduro lo sostiene el TSJ injusto, a nosotros 30 millones de venezolanos que quieren Paz, reconciliación y cambio", afirmó en Twitter Lilian Tintori, esposa de López.

En contrapartida de la amnistía, a favor de la cual se habían pronunciado Estados Unidos y la Organización de Estados Americanos (OEA), Maduro instalará este martes una "comisión de la verdad" con participación de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

"El objetivo central es la verdad, el reconocimiento y la reparación de la víctima, la garantía de la no repetición, ni de golpes de Estado, ni de 'guarimbas' (desórdenes públicos)", afirmó el mandatario socialista este lunes, sin precisar si a cambio de ello los procesados obtendrían un perdón judicial.

Maduro dijo haber convocado a la comisión a delegados de la oposición, que según él designó a cuatro representantes.

- Fallo previsible -

Al igual que Ramos Allup, los analistas estimaban previsible que la ley fuera derrumbada por el TSJ, a la luz de otras decisiones, como la que eliminó las facultades de control del Legislativo sobre los poderes Judicial, Electoral y Ciudadano.

"Ya son diez sentencias del TSJ que han acabado totalmente con la voluntad del pueblo que se dio en los resultados" de las elecciones legislativas del pasado 6 de diciembre, escribió en Twitter el constitucionalista José Vicente Haro, quien sostuvo que la corte empleó "más argumentos políticos que jurídicos" en sus fallos.

"Para ahorrar papel y tinta, el TSJ debería emitir una sola sentencia que diga: 'todo lo que haga la AN (Asamblea Nacional) en adelante es inconstitucional'", comentó por su parte el analista Luis Vicente León.

La oposición se plantea aprobar esta semana en el Parlamento una reforma que apunta a tener presencia en la Sala Constitucional aumentando el número de magistrados, lo que promete atizar la guerra de poderes que estremece a Venezuela desde que la oposición asumió el control del Congreso tras 17 años de hegemonía chavista.

Con ello, la coalición Mesa de la Unidad Democrática (MUD) también busca despejar el camino en su propósito de sacar del poder a Maduro mediante un referendo revocatorio, una enmienda constitucional que reduzca su mandato (2013-2019) a cuatro años, junto con movilizaciones para exigir su renuncia.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP