La milicia iraní basij afirmó que su país impidió una "guerra mundial" en Irán, señalando a Estados Unidos, Israel y Arabia Saudita en los disturbios de los últimos días.

"Surgió una verdadera guerra mundial contra el sistema y la revolución pero, afortunadamente, no será viable", declaró el general Salar Abnoosh, jefe adjunto basij, citado por la agencia de prensa semioficial ISNA el jueves.

Los miembros del Basij, un movimiento paramilitar de voluntarios islámicos, tienen como objetivo garantizar la seguridad del país. A finales de octubre, Washington y seis países árabes del Golfo sancionaron a 21 entidades sospechosas de "aportar un apoyo financiero al Basij [...] dependiente de los Guardianes de la Revolución", anunció el Tesoro estadounidense.

Según el general Abnoosh, los interrogatorios de las personas detenidas revelaron que una "coalición del mal", compuesta por "sionistas, de Estados Unidos y de Arabia Saudita", era la causa de la "sedición".

Señaló además que la desconexión de internet por parte de las autoridades, iniciada la noche del 16, había ayudado a "perturbar" los planes de los enemigos de Irán.

El viernes, al caer la tarde, el Tesoro estadounidense anunció sanciones contra el ministro iraní de Telecomunicaciones, Mohammad Javad Azari Jahromi, por "restringir el acceso a internet" en Irán.

- "Victoria" -

Los disturbios comenzaron el 15 de noviembre, tras el anuncio de una reforma del sistema de subvenciones a la gasolina, destinada a beneficiar a los hogares menos favorecidos, pero acompañada de un alza muy pronunciada de su precio.

Y Teherán proclamó el miércoles la "victoria" frente a un "complot" urdido en el extranjero.

Gasolineras, comisarías, mezquitas y edificios públicos fueron incendiados o vandalizados, según imágenes de la televisión.

El viernes, parecía que internet seguía cortado en gran parte del país, aunque responsables y agencias de prensa indicaron que la conexión se iría restableciendo de forma gradual.

Según ISNA, el acceso a internet y la conexión ADSL fueron parcialmente restaurados en varias provincias y en algunas universidades de Teherán.

Por su parte, la oenegé NetBlocks, que vigila el nivel de acceso a internet en el mundo, la tasa de acceso en Irán era de 14% el viernes a media jornada.

El presidente estadounidense Donald Trump acusó el jueves a Teherán de intentar ocultar a los iraníes y al mundo la "enorme violencia" en este país cortando internet.

"Los dirigentes iraníes saben que un internet libre y abierto expone su ilegitimidad, así que buscan censurar el acceso a internet para asfixiar las manifestaciones contra el régimen", afirmó el viernes el secretario estadounidense del Tesoro, Steven Mnuchin, al anunciar las sanciones contra el ministro de Telecomunicaciones iraní.

De su lado, la Oficina de Derechos Humanos de las Naciones Unidas expresó su preocupación sobre la información que afirma que las municiones reales utilizadas por las fuerzas de seguridad para reprimir los disturbios causaron un "número importante de muertos".

Las autoridades informaron de cinco muertes, mientras que Amnistía Internacional declaró que más de 100 manifestantes habían perecido, denunciando el uso de la "fuerza letal" contra reuniones "en gran medida pacíficas".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes