Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

La NASA se muestra tranquila tras el lanzamiento abortado del cohete Soyuz

El administrador de la NASA, Jim Bridenstine, en una rueda de prensa en la embajada estadounidense en Moscú el 12 de octubre de 2018

(afp_tickers)

La NASA se mostró tranquilizadora este viernes, un día después del lanzamiento fallido de un cohete Soyuz, al alabar las "maravillosas relaciones" con Rusia.

En una conferencia de prensa en Moscú, el administrador general de la NASA, Jim Bridenstine, alabó las "maravillosas relaciones" entre Rusia y Estados Unidos en materia de cooperación espacial, y afirmó "esperar que volemos de nuevo en un cohete Soyuz" para ir a la Estación Espacial Internacional (ISS).

Jim Bridenstine, quien se encontraba en Baikonur para el lanzamiento del cohete Soyuz que debía llevar al astronauta estadounidense Nick Hague y al cosmonauta ruso Alexéi Ovchinin a la estación espacial, celebró que "todo se desarrolló bien tras el accidente del cohete" y que los dos hombres lograran regresar indemnes a Tierra.

El jueves, la nave Soyuz que debía conducir a los dos hombres a la ISS tuvo un problema de motor durante el lanzamiento. La cápsula en la que viajaban se separó entonces del resto del cohete e inició un brutal regreso a la Tierra antes de aterrizar con éxito en Kazajistán.

Cuando la cápsula se eyectó fueron sometidos a una presión de más de 6-g, y luego aterrizó en las estepas de Kazajistán, a más de 400 km al este de Baikonur, desde donde habían despegado.

El fallo del lanzamiento planteó no obstante numerosas cuestiones sobre el calendario de la ISS.

En 2011 Estados Unidos puso fin a su programa de transbordadores espaciales y desde entonces los astronautas del mundo han debido viajar a la Estación Espacial Internacional en cápsulas rusas Soyuz.

El director ejecutivo de la agencia espacial Roscosmos, Serguéi Krikaliov, dijo que la ISS podía funcionar sin ocupantes, pero aseguró que los rusos harán "todo lo que sea posible para que eso no ocurra".

"Vamos a intentar adelantar ligeramente la salida de la próxima nave habitada", prevista para el 20 de diciembre, añadió.

Además, Alexéi Ovchinin y Nick Hague "volarán seguro" de nuevo, escribió este viernes en Twitter el director de Roscosmos, Dimitri Rogozin,

"Planificamos su vuelo para la próxima primavera" boreal, agregó.

Por su parte, el presidente estadounidense, Donald Trump, dijo no estar "nada preocupado" por el hecho de que su país necesite a Rusia para llevar a sus hombres al espacio.

- Única forma de llegar a la ISS -

A la espera de los resultados de la investigación sobre las causas del accidente, todos los lanzamientos de cohetes Soyuz están suspendidos, indicó el viernes el director ejecutivo de Roscosmos, Serguéi Krikalev, citado por la agencia Interfax.

También debería aplazarse el envío de un carguero espacial ruso para avituallar la ISS previsto para el 31 de octubre, siempre según Roscosmos.

El próximo vuelo hacia la ISS, donde actualmente hay tres astronautas -el alemán Alexander Gerst, la estadounidense Serena Aunon-Chancellor y el ruso Serguéi Prokopiev-, estaba previsto para diciembre. No se excluye que su misión, que debía terminar en diciembre, sea prolongada, indicó el jueves la Agencia Espacial Europea (ESA).

Uno de los posibles problemas es que las baterías de la nave Soyuz que debe traer a Tierra a los tres astronautas, que ya está amarrada a la ISS, tienen una vida útil de unos 200 días: por lo que la fecha límite para su regreso se sitúa en enero. Desde noviembre de 2000 la ISS siempre tuvo personal.

Los primeros resultados de la comisión de investigación de Roscosmos se conocerán el 20 de octubre, precisó el viernes la agencia espacial rusa.

La avería es un duro golpe para el programa espacial ruso que registró varios incidentes sin que por ahora haya que lamentar víctimas.

- 'Confianza' en los Soyuz -

Tras regresar a Tierra, Alexéi Ovchinin y Nick Hague fueron repatriados primero a Baikonur en avión, en donde la agencia Roskosmos publicó fotos de ambos con sus allegados.

Los incidentes con vuelos tripulados son muy raros. El último registrado para la agencia espacial rusa fue en 1983. La NASA perdió dos de los cinco transbordadores de su flota antes de poner fin al programa, el Challenger, que se desintegró poco después de despegar en 1986, y el Columbia en 2003 cuando regresó a la atmósfera.

Rusia experimentó varios contratiempos en los últimos años. En mayo de 2017 una nave de carga Progress que debía avituallar a la ISS se destruyó en la atmósfera luego de un problema con el motor de su cohete Soyuz.

El jueves, la NASA y la ESA expresaron no obstante su confianza en los cohetes Soyuz, cuya concepción fue en la era soviética. Johann-Dietrich Wörner, director general de la ESA, destacó la "fiabilidad extrema" del Soyuz, en una carta enviada a Roskosmos.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes