Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Gulshejra Bobokulova, tras la rejas del banquillo de los acusados durante su audiencia judicial del miércoles 2 de marzo en Moscú

(afp_tickers)

La niñera detenida en Moscú deambulando con la cabeza de una niña de cuatro años que acababa de decapitar por "orden de Alá" sufrió problemas psíquicos, afirmó este jueves su padre.

Gulshejra Bobokulova, de 38 años, oriunda de Uzbekistán, divorciada y madre de tres hijos, había sido internada en un hospital psiquiátrico en 2002, dijo su padre, Bajredtdin Turayev, en una entrevista publicada por el sitio de información Gazeta.ru.

"Empezó a decir cosas extrañas, oía voces, dejó de obedecer, se volvió agresiva", contó Turayev. "Intentaba calmarla, pero ella solo repetía: '¡Tengo miedo, papá!'. La llevamos a un hospital. Allí la mantuvieron 13 días", agregó.

Después de su estancia en el hospital psiquiátrico regional de Samarkand, una ciudad del sudoeste de Uzbekistán, volvió a casa y tuvo que tomar medicamentos durante un largo período, dijo su padre. "Luego volvió a ser normal", dijo Turayev. "Si no se le hace daño y no se le grita, normalmente es muy tranquila", agregó este hombre de 62 años.

Gulshejra Bobokulova fue detenida el lunes pasado por la policía cerca de una estación de metro en el noroeste de Moscú cuando deambulaba con la cabeza de una niña de cuatro años, diciendo que era "terrorista". "Esto es lo que Alá me ordenó", declaró la mujer el miércoles pasado al comparecer ante un juez.

Tras prestar declaración, el juez ordenó su detención preventiva hasta el 29 de abril acusada de haber asesinado a la niña de cuatro años y haberla decapitado por "una razón desconocida".

Durante la audiencia, Gulshejra hizo declaraciones incoherentes. "Alá enviará un segundo profeta para traer noticias de la paz, hola a todos", declaró. "Tengo hambre, voy a morir en una semana, es el fin del mundo, me prohibieron comer, hola a todos", dijo, saludando a la prensa.

La mujer fue sometida a exámenes psiquiátricos y no se excluye que en el momento de los hechos estuviera bajo "la influencia de psicotrópicos o drogas", indicaron los investigadores.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP