Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Las fuerzas de seguridad israelíes montan vigilancia detrás de neumáticos en llamas en Beit El, el 9 de octubre de 2015

(afp_tickers)

La ola de violencia entre israelíes y palestinos se extendió este viernes a la Franja de Gaza, donde seis jóvenes palestinos murieron por disparos de soldados israelíes, mientras que el líder de Hamas habló de una nueva intifada.

Algunas horas después, el ejército israelí informó de un cohete lanzado desde este enclave palestino contra el sur de Israel, que habría impactado en "una zona abierta" en la región de Eshkol sin provocar víctimas.

La tensión crece en Israel después de que el viernes un judío de 17 años apuñalara a dos árabes israelíes y dos palestinos, el primer ataque de este tipo de un judío en represalia por la oleada de agresiones similares contra israelíes.

En Gaza, seis jóvenes palestinos murieron y 80 resultaron heridos durante una manifestación en solidaridad con los palestinos de Cisjordania y Jerusalén ocupada. Se trata de la jornada con más muertos en este enclave palestino desde la guerra del verano boreal de 2014.

Cerca de 300 palestinos salieron a manifestar frente a la valla de seguridad que confina herméticamente este territorio. Los soldados israelíes abrieron fuego contra jóvenes palestinos que lanzaban piedras.

Los soldados israelíes "dispararon contra los principales agitadores, cuando los manifestantes se aproximaron [a la frontera] lanzando piedras y transportando neumáticos en llamas", explicó el ejército.

- 'Reforzar la intifada' -

Mohamed al Raqab, de 15 años, Ahmed al Hirbaui, Shadi Daula, Abed al Wahidi, Adnan Alian y Nabil Sharaf, de 20 años, son los primeros gazatíes muertos por disparos desde el 1 de octubre y el inicio de una escalada de violencia entra palestinos e israelíes.

El líder de Hamas en la Franja de Gaza, Ismaíl Haniyeh, consideró el viernes que la violencia que sacude Cisjordania y Jerusalén Este ocupadas es una nueva "intifada", después de los levantamientos palestinos de 1987 y 2000, que dejaron miles de muertos.

"Llamamos a reforzar y a acentuar la intifada (...) es el único camino que llevará a la liberación" de los territorios ocupados, dijo durante la oración musulmana semanal en una mezquita de Gaza, donde aseguró que este enclave "está más que dispuesto al enfrentamiento".

Saeb Erakat, un allegado del presidente palestino Mahmud Abas, denunció por su parte "una nueva masacre en Palestina" por parte de Israel.

Los analistas concuerdan en que no ha estallado una tercera intifada, pero advierten contra el riesgo de un incidente grave que encienda la chispa.

"Nos enfrentamos actualmente a una espiral que se irá amplificando", dijo a la AFP Ido Zelkovitz, experto en Historia palestina en la universidad de Haifa.

- Ataque de joven judío -

Cisjordania y Jerusalén Este son actualmente escenario de enfrentamientos diarios entre palestinos y soldados o policías israelíes, y agresiones mutuas entre palestinos y colonos israelíes.

El viernes, se registraron de nuevo enfrentamiento en toda Cisjordania, especialmente, cerca de Ramala tras el funeral de Mohamad Halabi, un joven de 19 años abatido, tras acuchillar a dos judíos el sábado en la Ciudad Vieja de Jerusalén.

Los palestinos también se enfrentaron a los policías en el campo de refugiados de Shuafat, en Jerusalén Este, anexionada y ocupada por Israel, donde las fuerzas del orden israelíes mataron a un palestino la víspera.

Cuatro agresiones con arma blanca tuvieron lugar el viernes y, por primera vez, una de ellas fue obra de un judío. Este joven de 17 años hirió levemente a dos palestinos con un cuchillo, y de gravedad a dos árabes israelíes en Dimona (sur de Israel).

Tras su detención, el joven, con antecedentes policiales, dijo a las fuerzas del orden haber atacado a estos hombres porque "todos los árabes son terroristas", según la policía.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, condenó "firmemente" este ataque cometido contra "inocentes".

Estados Unidos, por su parte, calificó de "terroristas" los ataques perpetrados por palestinos, pero rechazó aplicar el mismo juicio a esta última agresión.

Esta ola de violencia se inició el 1 de octubre con el asesinato de una pareja de colonos en Cisjordania. Desde entonces, la violencia se ha cobrado la vida de cuatro israelíes y de 14 palestinos, entre ellos cinco presuntos agresores.

Cientos de judíos se manifestaron el jueves por la noche en Jerusalén, gritando "muerte a los árabes" y "si no hay árabes, no hay atentados", constató un periodista de la AFP.

La comunidad árabe israelí también ha comenzado a movilizarse a favor de los palestinos en los últimos días.

Los árabes israelíes son los descendientes de los palestinos que permanecieron en sus tierras en 1948, año de la creación del Estado de Israel. Son ciudadanos israelíes y representan el 17,5% de la población del país. Además, decenas de miles de palestinos trabajan en Israel, sobre todo en la construcción.

AFP