Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un niño descansa el 7 de junio de 2017 mientras espera a recibir su ración diaria de comida en un campamento de desplazados en la ciudad de Kikwit, en el oeste de la República Democrática del Congo, tras huir de los combates en la provincia de Kasai

(afp_tickers)

El alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad al Husein, acusó este martes a las autoridades de la República Democrática del Congo (RDC) de armar a una milicia que lleva a cabo "horribles ataques" contra civiles en la región de Kasai, en el centro del país.

"Estoy consternado por la creación y el armamento a una milicia, Bena Mura, que apoyaría a las autoridades en la lucha" contra la rebelión Kamwina Nsapu, "pero que llevó a cabo ataques horribles contra civiles de los grupos étnicos luba y lulua", declaró Zeid ante el Consejo de los Derechos Humanos de la ONU, reunido en Ginebra.

Un portavoz de la ONU indicó a la AFP que no está claro cuáles son las autoridades que habían aportado su apoyo a esta milicia.

El alto comisionado volvió a pedir la apertura de una investigación internacional, mientras que el Consejo de Derechos Humanos se pronunciará sobre un proyecto de resolución en este sentido, a solicitud de la Unión Europea. Un representante de EEUU expresó su apoyo este martes a esa solicitud.

La RDC se opone firmemente a ello y envió el lunes a Ginebra a su ministro de Justicia, Alexis Thambwe Mwamba, para convencer a los diplomáticos de que votaran en contra y para garantizarles que "el Gobierno está determinado a llevar a cabo las diferentes investigaciones".

Alarmado por los informes que hablan de atrocidades, el alto comisionado decidió la semana pasada enviar a la región a un equipo de investigadores para hablar con los refugiados que huyeron de esas violencias.

AFP