Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una votación durante una reunión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas sobre Siria, el 18 de diciembre de 2015, en Nueva York

(afp_tickers)

Las grandes potencias del mundo lograron este viernes en Nueva York que la adopción por parte del Consejo de Seguridad de la ONU de una resolución que llama a un alto el fuego y al inicio de negociaciones de paz en Siria.

La resolución, adoptada por los 15 integrantes del Consejo de Seguridad, reunidos a nivel de ministros de Relaciones Exteriores bajo la presidencia del estadounidense John Kerry, prevé que "a comienzos de enero" se inicien negociaciones entre el gobierno y los rebeldes sirios para poner fin a cuatro años y medio de guerra y que se declare un alto el fuego.

El texto "envía un mensaje claro a todos de que es tiempo de poner fin a las matanzas en Siria", comentó Kerry.

El ministro estadounidense reconoció la dificultad de la tarea y saludó el "grado de unidad sin precedentes" exhibido por las grandes potencias.

Se trata de "un gran paso adelante" para solucionar el conflicto, comentó a su vez en la noche del viernes el secretario de Estado de Asuntos Exteriores británico, Philip Hammond.

"La comunidad internacional ha trabajado de manera conjunta para poner fin a la sangrienta guerra civil en Siria y ha allanado el camino para las conversaciones entre las partes en Siria para proceder a una transición del régimen asesino de (el presidente Bashar al) Asad", agregó.

En un nuevo esfuerzo para poner fin al conflicto, que en cuatro años y medio causó más de 250.000 muertos y millones de desplazados, el Consejo pidió al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon que "reúna a representantes del Gobierno sirio y de la oposición con el fin de que inicien de manera urgente negociaciones formales sobre un proceso de transición política".

El Consejo "confirma su respaldo al Comunicado de Ginebra" de junio de 201,2 sobre una transición política en Siria, y ratifica las declaraciones de Viena.

La resolución retoma todos los elementos de la hoja de ruta puesta a punto por las grandes potencias durante las reuniones que mantuvieron en octubre y noviembre en la capital de Austria.

Una tercera reunión de este proceso tuvo lugar este viernes en un gran hotel de Nueva York en presencia de los ministros de Relaciones Exteriores de 17 países.

La resolución pide a la ONU que prepare en el plazo de un mes "opciones" para implementar "un mecanismo de vigilancia y verificación" del cese al fuego.

Precisa igualmente que el cese al fuego "no se aplicará a las acciones ofensivas y defensivas" contra los grupos extremistas como el Estado Islámico (EI) y el Frente al Nusra.

- El destino de Al Asad -

El texto nada dice de la suerte que correrá el presidente sirio, Bashar al Asad, cuya partida reclaman los occidentales y rechaza Rusia. Esta divergencia es uno de los principales obstáculos a una salida al conflicto.

Apenas hace una mención, además, a "la utilidad de la reunión de Riad" del 9 al 11 de diciembre, tras la cual parte de la oposición siria se unió bajo la conducción de Arabia Saudita. Moscú criticó fuertemente este encuentro.

Los opositores sirios reunidos en Riad aceptaron negociar con el gobierno, pero reclamaron la partida de Al Asad apenas comience un eventual proceso de transición política.

La resolución es fruto de difíciles negociaciones entre los cinco integrantes permanentes del Consejo de Seguridad (Rusia, Estados Unidos, China, Francia y Reino Unido).

Poco antes de la votación, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, reafirmó que Al Asad debía abandonar el poder.

En la reunión del viernes estuvieron representados Estados Unidos, Rusia, Francia, Reino Unido, Turquía, Arabia Saudita, Catar, Emiratos Árabes Unidos, Omán, Líbano, Jordania, China, Egipto, Alemania, Irán, Irak e Italia, así como la ONU, la Unión Europea, la Organización de la Conferencia Islámica (OCI) y la Liga Árabe.

Pero la principal coalición opositora estimó el viernes que el objetivo de llegar a un acuerdo de cese el fuego en enero es poco realista.

El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, calificó de "realista" el plazo dado, que se extiende durante todo el mes de enero, pues inicialmente se había planteado que el cese al fuego se iniciara el primer día del año. "Esperamos ser capaces de conseguirlo en enero", señaló.

Najib Ghadbian, representante ante la ONU de la Coalición Nacional Siria, pidió "alrededor de un mes" para preparar las conversaciones de paz que se desarrollarían en paralelo al cese al fuego, según dijo. También reclamó que Rusia ponga fin a sus bombardeos en el marco de la tregua.

"Los ataques rusos siguen siendo dirigidos contra cualquiera menos contra el Estado Islámico", afirmó Ghadbian.

Otro punto delicado de las negociaciones es la lista de los grupos "terroristas" que deberían ser excluidos de las negociaciones.

Jordania anunció el viernes en Nueva York que había presentado una "matriz" que refleja las diferentes posiciones presentes entre los 17 países del Grupo de Apoyo, que sometieron distintas listas de las facciones armadas que consideran terroristas.

El viernes, el presidente francés, François Hollande, aseguró, al término de la celebración de un Consejo Europeo en Bruselas, que el lucrativo contrabando de petróleo organizado desde Siria por el grupo Estado Islámico (EI) había sido "ampliamente reducido".

AFP