AFP internacional

Miembros de las Fuerzas Democráticas Sirias avanzan en Raqa el 14 de junio de 207

(afp_tickers)

La Comisión de investigación de la ONU sobre Siria juzgó el miércoles "excesivos" los bombardeos aéreos de la coalición en Raqa, donde las fuerzas antiyihadistas que lanzaron una ofensiva combaten la resistencia del grupo yihadista Estado Islámico (EI).

"Los civiles están atrapados en la ciudad" y "enfrentan la represión" del grupo EI y las consecuencias de "bombardeos aéreos excesivos", declaró a los medios el presidente de la Comisión, Paulo Pinheiro.

Los investigadores, que no pueden entrar en Siria, censaron 300 civiles muertos en bombardeos aéreos de la coalición desde el 1 de marzo en el conjunto de la provincia de Raqa.

"Hemos registrados el número de civiles abatidos por los bombardeos de la coalición: 300 en total, 200 de los cuales, en Al Mansura" el 21 de marzo, afirmó Karen Abuzayd, otro miembro de la Comisión.

Un poco antes, ante el Consejo de los Derechos Humanos de la ONU, Pinheiro declaró que los investigadores estaban "gravemente preocupados por el numero creciente de civiles que mueren en ataques aéreos, en las zonas controladas por las facciones extremistas".

"Constatamos que la intensificación de los bombardeos aéreos, que han preparado el terreno para la ofensiva de las Fuerzas democráticas sirias", alianza árabokurda apoyada por Estados Unidos para arrebatar Raqa al grupo Estado Islámico (EI), "ha generado no solamente un número aterrador de pérdidas de vidas de civiles sino que también condujo a 160.000 civiles a huir" declaró Pinheiro.

"El imperativo de luchar contra el terrorismo no debe (...) llevarse a cabo en detrimento de los civiles que se hallan involuntariamente en las regiones donde está" el EI.

Además, Pinheiro subrayó que los "acuerdos de evacuación" en Siria "también despiertan preocupación y en algunos casos podrían representar crímenes de guerra".

"No podemos hablar de elección [...] cuando los que se quedan corren muy a menudo el riesgo de ser detenidos arbitrariamente o de ser reclutados a la fuerza", explicó.

En los últimos meses, se han llevado a cabo varias operaciones de evacuación en bastiones insurgentes asediados. El que se cerró para Alepo Este, auspiciado por Rusia y Turquía -apoyos del régimen y de los rebeldes respectivamente- ya fue tildado de "crimen de guerra" por la Comisión el pasado marzo.

Esta comisión de la ONU fue creada en agosto de 2012, pocos meses después del inicio de la guerra en Siria. Está presidida por el brasileño Pinheiro, y ya ha elaborado varios informes.

Más de 320.000 personas han muerto desde el inicio del conflicto en Siria.

AFP

 AFP internacional