Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un niño yemení porta un arma el 1 de julio de 2016, durante una marcha organizada por los rebeldes hutíes en Saná en apoyo a la causa palestina

(afp_tickers)

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos informó este martes de haber registrado cerca de 1.500 niños soldados en Yemen, reclutados principalmente por los rebeldes chiíes hutíes, en guerra contra las fuerzas gubernamentales.

"Hemos recibido numerosos informes sobre el reclutamiento de niños en Yemen para servir en el conflicto armado, especialmente por parte de los comités populares afiliados a los hutíes", declaró su portavoz, Ravina Shamdasani, en un comunicado publicado en Dubái.

"Entre el 26 de marzo de 2015 y el 31 de enero de 2017, la ONU consiguió verificar el reclutamiento de 1.476 niños, todos varones", precisó, añadiendo que este número podría ser "mucho más elevado, ya que la mayoría de familias no quiere hablar del reclutamiento de sus hijos por miedo a las represalias".

"La semana pasada, recibimos nuevos informes sobre niños reclutados sin que sus familias lo supieran", agregó la portavoz, y explicó que los chicos de menos de 18 años "suelen empezar a combatir después de haber sido engañados o verse atraídos por promesas de mejoras financieras o de estatuto social".

Shamdasani recordó asimismo que el reclutamiento de niños en los conflictos armados está "estrictamente prohibido por el derecho internacional", y que hacer combatir a niños menores de 15 años puede asimilarse a "crímenes de guerra".

"Llamamos [a todas las partes] a liberar inmediatamente a los niños" que se encuentran en esta situación, concluyó la portavoz.

La ONG Amnistía Internacional citó por su parte el caso de cuatro chicos, de entre 15 y 17 años, que viven en Saná, reclutados a mediados de febrero como "niños soldado" por los hutíes para luchar en la frontera con Arabia Saudí.

Los vecinos de su barrio alertaron a los padres tras haberlos visto subir a un autobús junto a otros seis jóvenes frente a un centro dirigido por los rebeldes, precisó Amnistía.

En un comunicado, la organización afirmó que los rebeldes se comprometían en ciertos casos a pagar entre 80 y 120 dólares por mes y por niño "si se convierte en un mártir en el frente".

"Es horrible ver a las fuerzas hutíes retirar a los hijos de sus padres, privándolos de su infancia para llevarlos a la línea de frente, donde pueden morir", declaró Samah Hadid, directora adjunta de Amnistía en Beirut. Se trata de "una vergonzosa violación del derecho internacional", denunció.

Yemen está devastado por una guerra que opone a los rebeldes hutíes y sus aliados -las fuerzas leales al expresidente Alí Abdalá Salé- a las tropas del presidente, Abd Rabo Mansur Hadi.

AFP