Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unas personas sostienen una imagen del rey tailandés, Maha Vajiralongkorn, con su padre, Bhumibol Adulyadej, durante las celebraciones de Año Nuevo, en Bangkok, el 31 de diciembre de 2016

(afp_tickers)

Tailandia debe dejar de servirse de la ley que regula el delito de la lesa majestad como un útil de represión política, pidió la ONU, destacando el caso de un estudiante detenido por haber compartido en internet un artículo sobre el nuevo rey.

Miles de personas compartieron ese contenido, una publicación de la BBC de principios de diciembre, pero únicamente Jatupat Boonpatararaksa, un activista prodemocracia conocido por el nombre de Pai, fue detenido.

Se trata del primer caso de lesa majestad relativo al nuevo monarca Maha Vajiralongkorn, que accedió al trono el 1 de diciembre, unas semanas después de la muerte de su padre, que reinó durante 70 años.

"Las personalidades públicas, incluyendo a quienes ejercen las más altas funciones políticas, deben poder ser criticadas", recuerda el relator sobre la libertad de expresión de la ONU David Kaye, en un comunicado.

"Las cláusulas concernientes al crimen de lesa majestad del código penal tailandés son incompatibles con las leyes internacionales de derechos humanos", agregó.

Conocida por el nombre de 'artículo 112', la estricta ley tailandesa sobre el crimen de lesa majestad prevé de 3 a 15 años de prisión para cualquiera que difame al rey, la reina, su heredero o el regente.

Los pocos medios, incluidos los internacionales, que informan sobre este tema no dan detalles de las acusaciones por miedo a que la ley se les aplique también a ellos. Los arrestos y las condenas pueden ser contados, pero no los detalles de las acusaciones, pues eso podría considerarse una violación de la ley.

En el artículo compartido por Pai, la BBC da detalles sobre el nuevo rey, cuya escabrosa vida suelen comentar los tailandeses en la intimidad, pero nunca en los diarios o en las redes sociales.

Desde la llegada al poder de los militares, tras un golpe de Estado en mayo de 2014, los casos por delitos de lesa majestad se han multiplicado y las sanciones se han endurecido.

En agosto de 2015, un hombre fue condenado a 30 años de prisión y una mujer, a 28 años, por haber publicado en Facebook mensajes juzgados insultantes para la familia real.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP