Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ataque, ocurrido en la provincia de Kivu del Norte, es uno de los peores que sufre la misión de paz de la ONU en este país. Todas las víctimas mortales eran de Tanzania

(afp_tickers)

El secretario general adjunto para las operaciones de paz de la ONU, Jean-Pierre Lacroix, pidió este martes en Kinshasa "investigaciones" sobre los autores de actos violentos del 31 de diciembre cometidos en la República Democrática del Congo por las fuerzas de seguridad contra civiles.

"Es esencial que las autoridades nacionales competentes efectúen las investigaciones necesarias para establecer las responsabilidades y llevar ante la justicia a los presuntos autores de violaciones de los derechos humanos", indicó Lacroix ante el Consejo de Seguridad.

El diplomático deploró "los obstáculos" al trabajo de los cascos azules aquel día por parte de las fuerzas de seguridad de la República Democrática del Congo.

Según la ONU y la nunciatura apostólica, al menos cinco personas murieron el 31 de diciembre en la dispersión de unas protestas que habían sido organizadas tras el llamamiento de grupos laicos cercanos a la iglesia, que pedían al presidente Joseph Kabila que declarara públicamente que abandonaría el poder y no se volvería a presentar.

Kabila no ha convocado elecciones en su país, a pesar de que su segundo mandato concluyó el pasado 20 de diciembre, lo que provocó manifestaciones que se saldaron de forma sangrienta en septiembre y en diciembre. Las elecciones para organizar la salida del presidente y su sucesión están previstas para el 23 de diciembre de 2018.

"La situación política es extremadamente frágil" y "la situación de la seguridad es de las más preocupantes", señaló Lacroix.

"El diálogo es la única vía" para que el país salga de la crisis, añadió, advirtiendo contra cualquier eventual retraso del calendario electoral.

La embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, señaló que Kabila "debe entregar a sus fuerzas de seguridad responsables (de los actos de violencia) y respetar los derechos humanos de sus ciudadanos y su promesa de renunciar" tras las elecciones de diciembre.

"Escuchar estos informes sobre las brutalidades y la crueldad contra civiles inocentes y niños en los lugares más sagrados es verdaderamente horroroso", señaló en un comunicado.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP