Navigation

La ONU ve "señales de alerta de un genocidio" en República Centroafricana

Unos cascos azules de la ONU en la localidad centroafricana de Bria, el 12 de junio de 2017 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 07 agosto 2017 - 21:09
(AFP)

Los nuevos enfrentamientos en República Centroafricana son señales de alerta de un genocidio, dijo este lunes el jefe de ayuda de la ONU, que solicitó el envío de más soldados y policías para reforzar la misión de paz en el país.

Alrededor de 180.000 personas han sido expulsadas de sus hogares este año, elevando el número total de desplazados en República Centroafricana (RCA) a más de medio millón, dijo Stephen O'Brien.

"Las primeras señales de alerta de genocidio están ahí", afirmó en una reunión de la ONU tras su reciente viaje a RCA y República Democrática del Congo.

"Debemos actuar ahora, no reducir el esfuerzo de la ONU, y rezar para que no vivamos para arrepentirnos", agregó.

O'Brien opinó que es hora de autorizar un aumento del número de soldados y policías que sirven en la misión de ONU en el país, conocida como MINUSCA, para permitir que ésta "cumpla su mandato crítico de protección".

El jefe de la ONU para el mantenimiento de la paz, Jean-Pierre Lacroix, dijo la semana pasada que estaba considerando enviar una petición al Consejo de Seguridad de refuerzos para MINUSCA.

La RCA, una de las naciones más pobres del mundo, es escenario de una guerra entre milicias musulmanas y cristianas desde 2013, cuando el presidente, François Bozizé, fue derrocado por una coalición de grupos rebeldes de mayoría musulmana, llamada Seleka.

Esos acontecimientos provocaron parte de la violencia sectaria más sangrienta de la historia del país, ya que milicias cristianas buscaron venganza.

Las Naciones Unidas tienen 12.350 efectivos en el terreno para ayudar a proteger a los civiles y apoyar al gobierno del presidente Faustin-Archange Touadera, elegido el año pasado.

La mitad de la población del país, 2,4 millones de personas, necesitan ayuda alimentaria para sobrevivir, dijo O'Brien. La nación también alberga a medio millón de refugiados.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.