Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El rey saudí Salman bin Abdelaziz (C) saluda a un miembro de la oposición siria durante su reunión en Riad, ante la mirada del canciller saudí Adel al-Jubeir (D), el 10 de diciembre de 2015

(afp_tickers)

Los grupos de la oposición siria, reunidos en Riad, anunciaron este jueves estar de acuerdo en negociar con el régimen de Bashar Al Asad, a quien sin embargo exigieron retirarse con el comienzo de un eventual periodo de transición.

La conferencia de Riad, que reunió a un centenar de representantes de la oposición política y del ejército sirio, tenía como objetivo unificar las filas de esta oposición a la vista de eventuales negociaciones para poner fin a un conflicto que ha provocado desde 2011 más 250.000 muertos y millones de refugiados.

Los participantes se mostraron "dispuestos a entrar en negociaciones con representantes del régimen sirio sobre la base de la declaración de Ginebra 1 (30 de junio de 2012) y de las resoluciones internacionales pertinentes (...) en un plazo a convenir con la ONU", según su comunicado final, publicado después de dos días de discusiones.

Los delegados reclamaron, sin embargo, que "Bashar Al Asad y su camarilla se retiren del poder al comienzo del periodo de transición" política en Siria.

La conferencia de Riad pretendía también establecer una plataforma común con vistas a estas negociaciones.

"Logramos un acuerdo sobre una visión unificada del proceso de solución y sobre (la formación) de una alta instancia" para supervisar la delegación en las negociaciones con el régimen, declaró Suheir Al Atasi, dirigente de la Coalición Nacional, principal miembro político de la oposición con sede en Estambul.

Otros dos opositores confirmaron un acuerdo contenido en un comunicado final, firmado por los participantes en la conferencia de Riad.

Uno de los principales grupos rebeldes sirios, Ahrar Al Sham -considerado como el grupo más poderoso después de Al Nosra (rama siria de Al Qaida) y el grupo yihadista Estado Islámico (EI)-, anunció sin embargo este jueves su retirada de la conferencia de Riad, en base "al papel fundamental (...) dado a las personalidades vinculadas al régimen" en la conferencia.

Sobre el terreno, el EI arrebató este jueves al ejército dos localidades en el centro del país cuyo control había perdido hace unos 20 días, afirmó el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH).

"Las unidades del ejército sirio se han retirado de las localidades de Mahin y Hawarin después de un ataque del grupo EI", afirmó a la AFP Rami Abdel Rahman, director del OSDH.

A finales de noviembre, el ejército, en cooperación con las milicias prorrégimen, se apoderó de Mahin y de Hawarin, en el sureste de la provincia de Homs, en manos de los yihadistas desde el 1 de noviembre.

"Sigue habiendo enfrentamientos violentos entre el ejército y el EI en las colinas de los alrededores de dos localidades", añadió Abdel Rahman.

Según un representante local de Sadad, "el ejército se desplegó en la localidad vecina de Sadad y se hizo con una carretera para la retirada de las fuerzas [del régimen] que luchan contra los combatientes de Dáesh [acrónimo en árabe del EI] que intentaron rodearlas y aislarlas", dijo.

La localidad cristiana de Sadad, a 18 kilómetros de Homs, en el centro de Siria, ya fue un campo de batalla en octubre de 2013, cuando cambió varias veces de manos entre insurgentes y fuerzas progubernamentales.

Grupos de la oposición siria, reunidos en Riad, anunciaron el jueves estar de acuerdo en negociar con el régimen de Bashar al Asad, a quien sin embargo exigieron retirarse con el comienzo de un eventual periodo de transición.

La conferencia de Riad, que reunió a un centenar de representantes de la oposición política y del ejército sirio, tenía como objetivo unificar las filas de esta oposición a la vista de eventuales negociaciones para poner fin a un conflicto que provocó desde 2011 más 250.000 muertos y millones de refugiados.

El acuerdo fue anunciado la víspera de una reunión sobre Siria entre representantes de Rusia, Estados Unidos y la ONU en Ginebra, una semana antes de otra reunión internacional en Nueva York.

Los participantes se mostraron este jueves "dispuestos a entrar en negociaciones con representantes del régimen sirio sobre la base de la declaración de Ginebra 1 (30 de junio de 2012) y de las resoluciones internacionales pertinentes (...) en un plazo a convenir con la ONU", según su comunicado final publicado después de dos días de discusiones.

La conferencia de Ginebra 1 entre las grandes potencias abordó una transición en Siria, pero no despejó las incógnitas sobre el futuro de Asad.

En Riad, los opositores reclamaron, sin embargo, que "Bashar al Asad y su camarilla se retiren del poder al comienzo del periodo de transición" política en Siria. Un cambio respecto a su anterior postura, que exigía una salida de Asad antes de cualquier negociación.

- Medidas de confianza -

También pidieron que el régimen tome "medidas de confianza": liberación de presos, suspensión de las condenas a muerte, fin del sitio en algunas zonas del país, transporte de ayuda humanitaria, regreso de los refugiados y cese de los bombardeos con barriles de explosivos en áreas con civiles.

"Logramos un acuerdo sobre una visión unificada del proceso de solución y sobre (la formación) de una alta instancia" para supervisar la delegación en las negociaciones con el régimen, declaró Suheir al Atasi, dirigente de la Coalición Nacional, principal miembro político de la oposición con sede en Estambul.

Esa coalición está integrada por 30 miembros, un tercio de los cuales pertenecen a grupos armados, según participantes a la reunión.

Las únicas negociaciones entre los principales grupos opositores y el régimen sirio, en enero y febrero de 2014 en Suiza, fracasaron.

El encuentro de Riad se enmarca en un proceso diplomático internacional que intenta hallar una solución al conflicto en Siria, debido al peligro creciente que representa el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

Antes del anuncio del acuerdo, uno de los principales grupos rebeldes sirios, Ahrar al Sham --considerado como el más poderoso después de Al Nosra (rama siria de Al Qaida) y el EI--, se retiró de la conferencia de Riad por "el papel fundamental (...) dado a las personalidades vinculadas al régimen".

- Murió el tesorero del EI -

En Washington, el secretario de Estado, John Kerry, celebró en un comunicado "los resultados positivos" de la reunión de Riad, donde los opositores "apartaron sus divergencias en aras de la construcción de una nueva Siria".

Además del encuentro de Riad, dos reuniones de otros grupos opositores tuvieron lugar esta semana en Damasco y en el noreste de Siria.

A finales de octubre en Viena, 17 países --entre ellos Estados Unidos, Rusia, Arabia Saudita e Irán-- y tres organizaciones internacionales propusieron un proceso para buscar una salida al conflicto.

Fijaron un calendario ambicioso que prevé un encuentro entre la oposición y el régimen a partir del 1 de enero, antes de la firma de un alto el fuego, la formación de un gobierno de transición en un plazo de seis meses y la organización de elecciones en los próximos 18 meses.

Entretanto, la violencia sigue cobrándose vidas en Siria, donde al menos 12 personas murieron el jueves en un triple atentado suicida con coche bomba en Tall Tamer (noreste), donde el EI retomó dos ciudades al régimen, según una ONG.

Y en su campaña de bombardeos contra el EI, la coalición internacional liderada por Washington anunció este jueves haber matado en noviembre al tesorero de esa organización, Abu Salah, y a otros dos responsables yihadistas de alto nivel.

AFP