Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una niña refugiada siria camina sobre el barro ras una tormenta en el campamento de refugiados de Bar Elias, en Líbano, el 26 de enero de 2016

(afp_tickers)

La oposición siria congregada en Arabia Saudita no acudirá a Ginebra para el inicio de las negociaciones indirectas con el régimen de Bashar al Asad, organizadas por la ONU en Ginebra, hasta que se cumplan sus peticiones para que se garantice la ayuda humanitaria.

"Mañana no vamos a estar en Ginebra. Podremos ir más adelante pero no entraremos a la sala de negociación si nuestras demandas humanitarias no se cumplen", declaró Riad Hijab, el coordinador del Alto Comité de las Negociaciones (ACN) a la cadena de televisión Al Arabiya.

Hijab dijo que los rebeldes están dispuestos a asistir a los diálogos si se deja de bombardear zonas civiles y se garantiza un acceso a las poblaciones bloqueadas, tal y como está previsto en la resolución 2254 del Consejo de Seguridad la ONU.

El ACN fue creado en diciembre para agrupar a los principales grupos rebeldes, tanto a las organizaciones armadas como a las formaciones políticas, con el objetivo de establecer diálogos indirectos con el gobierno.

Las conversaciones mediadas por la ONU debían comenzar el lunes, pero se han ido aplazando en espera que Naciones Unidas respondiese a una serie de interrogantes de los opositores, en especial acerca de la ayuda humanitaria a las zonas devastadas por el conflicto.

El portavoz del ACN, Salem al Meslet, dijo que el emisario de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, ya confirmó que "los artículos 12 y 13 (de la resolución 2254 del Consejo de Seguridad) no son negociables".

Pero los opositores aun esperan una respuesta del secretario general, Ban Ki-moon, a quien pidieron que la comunidad internacional se comprometa a aplicar la resolución 2254, agregó al Meslet.

Durante la tarde, de Mistura, lanzó un emotivo llamado para que comiencen las negociaciones y afirmó que cinco años de guerra es "demasiado".

- Desacuerdo sobre los kurdos -

El ACN, que quiere presentarse como el único representante de la oposición en las negociaciones, reclama además "precisiones" sobre "la naturaleza de las invitaciones" cursadas por Naciones Unidas al resto de opositores.

El jefe de su delegación también genera debate. Mohamed Alush, jefe del grupo armado prosaudita Jaish al Islam, ha sido designado negociador jefe del ACN, una elección denunciada por otros opositores y por Rusia, aliada del régimen sirio.

Entre las figuras de la oposición invitadas, pero que no forman parte del ACN, está Qadri Jamil, ex viceprimer ministro sirio que fue despedido en 2013 y mantiene buenas relaciones con Rusia, y Haytham Manna, copresidente del Consejo Democrático Sirio (CDS), una alianza de opositores kurdos y árabes.

La participación de los kurdos —en primera línea en la lucha contra los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) en varias zonas de Siria e Irak— es uno de los puntos de discordia entre las potencias extranjeras presentes en el conflicto.

Turquía se opone tajantemente a la participación del Partido de la Unión Democrática (PYD), la rama política de la milicia kurda de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG). Rusia considera por su parte que sin los kurdos las negociaciones "no darán resultado".

Para intentar iniciar las negociaciones, Estados Unidos instó a los grupos de la oposición siria a participar "sin condiciones previas", al considerarlo una "oportunidad histórica" para "poner en práctica un alto el fuego, el acceso humanitario y otras medidas que restauren la confianza".

Las negociaciones, previstas a lo largo de seis meses, se basan en la hoja de ruta adoptada en diciembre en el Consejo de Seguridad de la ONU, que prevé un alto el fuego, un gobierno de transición en un periodo de seis meses y elecciones en 18 meses. La oposición pide la salida de Asad cuando empiece el periodo de transición.

Entretanto desde Moscú, Rusia anunció este jueves que convocaba, con acuerdo de Estados Unidos, una reunión internacional sobre Siria para el 11 de febrero en Múnich, en la que podrán participar responsables occidentales, árabes e iraníes.

"Existe un acuerdo de principio entre el jefe de la diplomacia rusa, Serguei Lavrov, y el secretario de Estado norteamericano, John Kerry. Ahora vamos a proponer a todos los otros miembros del Grupo Internacional de apoyo para Siria este lugar y fecha: Múnich, 11 de febrero", dijo el viceministro ruso de Relaciones Exteriores, Mijail Bogdanov, citado por la agencia oficial rusa Tass.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP