Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Riad Hijab, coordinador general del Alto Comité de Negociaciones, habla ante la prensa este miércoles 7 de septiembre en Londres

(afp_tickers)

La oposición siria presentó este miércoles en Londres un plan de transición política que incluirá, según el ministro de Exteriores británico, Boris Johnson, una fase de seis meses de negociaciones entre el régimen actual y sus opositores.

Johnson recibió en la mañana del miércoles a los miembros del Alto Comité de Negociaciones (ACN), formado por los principales representantes de la oposición y de la rebelión sirias.

El ministro británico indicó en el diario The Times que las propuestas de la oposición incluían una fase de seis meses de negociaciones entre el régimen actual y la oposición.

Durante los 18 primeros meses, Siria estaría dirigida por un gobierno de transición integrado por miembros de la oposición, representantes del gobierno actual y miembros de la sociedad civil.

Esta "visión está basada en la declaración de Ginebra de 2012 y las resoluciones de la ONU correspondientes que subrayan la importancia de una salida [del presidente] Bashar Al Asad y de su camarilla", señaló el ACN en un comunicado publicado en línea.

El proyecto comprende "mecanismos" para "acabar con cualquier forma de intervención exterior" así como un "amplio programa para luchar contra el terrorismo y erradicar la ideología extremista".

El programa también busca "responder a la crisis económica" a través del lanzamiento de "proyectos de reconstrucción" y "la restauración de infraestructuras" destruidas o dañadas durante la guerra, según el comunicado.

Por su parte, Boris Johnson consideró que el proyecto de la oposición no perseguía acabar con toda la estructura estatal. "Esto fue [uno de los] errores de Irak y no debe reproducirse" en Siria, declaró al Times.

Además, Johnson instó al presidente sirio a dejar el cargo y afirmó que sería posible evitar el tumulto que siguió al derrocamiento del presidente iraquí Sadam Husein en 2003.

"¿Por qué iba a suceder lo mismo? Asad no es un hombre fuerte sino un líder a la vez débil y aterrador que no podrá nunca mantener su país unido, después de las masacres que ha engendrado", dijo Johnson. El conflicto, que dura desde 2011, ha dejado más de 290.000 muertos y forzado a millones de personas a abandonar sus hogares.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP