Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un hombre con una bolsa de productos básicos sale de un centro administrado por líderes de su comunidad en el empobrecido barrio 23 de Enero, en Caracas el 4 de junio de 2016

(afp_tickers)

La oposición venezolana exigió este lunes acelerar el referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro, durante una concentración en Caracas, en víspera de que se reúna con las autoridades electorales para definir el avance del proceso.

Con pancartas y consignas de "Mi firma sí vale" y "Revocatorio ya", se concentraron en una plaza del este de Caracas unos 400 seguidores de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que llamó a protestar el martes ante las sedes del Consejo Nacional Electoral (CNE).

"Firmaremos las veces que sea necesario. Estamos cansados de la escasez. En mi casa no nos estamos alimentando bien, y el dinero no alcanza", declaró a AFP Morella Briceño, técnica en comercio de 41 años.

La MUD llamó a movilizarse luego de que el CNE, al que acusa de aliado del gobierno, canceló el jueves una cita en que le informaría si cumplió con un mínimo de 200.000 firmas válidas, de 1,8 millones que presentó para activar el referendo.

La oposición reclama al CNE fechas y procedimientos para proseguir con la ratificación de las firmas con la huella dactilar, pues luego de la activación de la consulta, debe recoger cuatro millones de rúbricas para que se convoque al referendo.

"La validación de las firmas es un tema crucial, porque sin eso no se destapa el camino del referendo", dijo en la concentración el vocero de la MUD, Jesús Torrealba, tras confirmar el encuentro del martes.

La oposición apura el proceso pues si la consulta se hace antes de 2017 -cuando se cumplen cuatro años del mandato- y Maduro la pierde, se llamará a elecciones. Si es el próximo año sería sustituido por el vicepresidente, nombrado por el gobernante.

- Efervescencia social -

La de este martes será la tercera marcha que convoca la MUD ante el CNE para presionar por el referendo. Las anteriores fueron bloqueadas por la policía y no fueron multitudinarias, en parte por el temor al estallido de la violencia como ocurrió en 2014, cuando murieron 43 personas.

Más ocupados en resolver sus dificultades cotidianas, los venezolanos expresan su malestar por la crisis política y económica en las largas filas que hacen para comprar alimentos subsidiados.

"Yo me he calado (soportado) dos colas para conseguir arroz y azúcar. En vez de estar peleando tienen que llenar los supermercados", dijo Eneuris Cantillo, una conserje de 46 años.

Una mujer murió este lunes tras recibir varios disparos en un intento de saqueo el domingo en San Cristóbol (oeste). También se registraron fuertes desórdenes en un supermercado en la turística isla Margarita.

Marco Ponce, de la ONG Observatorio Venezolano de la Conflictividad Social, precisó a AFP que en los primeros cuatro meses del año hubo 94 saqueos y 72 intentos.

La directora para América de Amnistía Internacional, Erika Guevara, alertó este lunes en Caracas que en Venezuela hay "graves violaciones" de derechos humanos por la falta de acceso a alimentos y medicinas.

El país petrolero sufre una severa crisis agravada por la caída del precio del crudo -fuente del 96% de divisas- reflejada en una escasez del 80% de productos básicos, según la encuestadora Datanálisis, y una inflación de 180,9% en 2015, la más alta del mundo.

- Diálogo entre divisiones -

En plena crisis, un grupo de exmandatarios, encabezados por el expresidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, intenta acercar al gobierno y la oposición, que ya se reunieron por separado con los mediadores en República Dominicana y volverán a las pláticas en los próximos días.

En una aparente señal de voluntad, Rodríguez Zapatero fue autorizado a visitar en prisión el sábado al opositor Leopoldo López, quien cumple una pena de casi 14 años acusado de llamar a la violencia en las protestas de 2014 que exigían la salida de Maduro.

"Ninguna conversación o diálogo puede estar por encima del interés mayor: lograr el cambio constitucional este 2016", dijo López que le expresó a Rodríguez Zapatero, según un comunicado.

Frente al diálogo, la oposición parece dividida. El excandidato presidencial Henrique Capriles sostiene que permitirá al gobierno "ganar tiempo y lavarse la cara", pero el jefe del Parlamento de mayoría opositora, Henry Ramos Allup, aseguró que un "92% de los venezolanos quiere que haya diálogo".

La oposición pospuso este lunes una reunión con los mediadores en espera del informe del CNE. "El referendo no se negocia en ninguna mesa porque es un derecho constitucional", dijo Torrealba.

El analista Luis Vicente León señala que el chavismo está también dividido pues algunos creen que la impopularidad de Maduro "amenaza" el mantenimiento en el poder. A su juicio, por ello busca la cohesión interna advirtiendo de una eventual intervención estadounidense.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP