Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de la Asamblea Nacional venezolana, Henry Ramos Allup, habla con la prensa en Caracas el 6 de septiembre de 2016

(afp_tickers)

La oposición venezolana, animada por la marcha multitudinaria de la semana pasada, volverá el miércoles a las calles esta vez no en Caracas sino en las regiones, para reclamar un referendo revocatorio contra Nicolás Maduro, quien encara un creciente descontento popular.

La movilización, que tendrá contramarchas chavistas también en todo el país, se hará hacia las sedes del Consejo Nacional Electoral (CNE), cuyas autoridades ordenaron cerrar sus 24 oficinas regionales, en prevención de incidentes.

La noche del martes, Maduro insistió en acusaciones contra dirigentes de oposición de planes para generar violencia y propiciar un golpe de Estado, pero asegura que están quedando "aislados".

"Buscamos acelerar la solución política y electoral a esta crisis", manifestó el vocero de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Jesús Torrealba, al rechazar acusaciones de que buscan la violencia.

La oposición ve el referendo como única salida a la crisis económica y espera que el malestar de la gente por las filas en los supermercados para conseguir productos básicos y por la inflación -que el FMI proyecta en 720% este año- ayuden a calentar las calles para presionar al CNE a que haga la consulta este año.

Como contraofensiva, Maduro aceleró planes de abastecimiento de productos básicos con el apoyo de los militares, y consulta al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), también señalado de "chavista" por los opositores, sobre la posibilidad de levantar la inmunidad a diputados, mayoritariamente de la MUD.

El TSJ ha invalidado una veintena de decisiones tomadas por la mayoría opositora y esta semana declaró nulas las decisiones a futuro por considerar en desacato al Parlamento, tras incorporar el 28 de julio a tres diputados opositores acusados de fraude electoral.

"Se quieren anular el uno al otro. Todos los poderes están en pugna y lamentablemente en la guerra todo es válido", opinó la socióloga Maryclen Stelling.

- Pulso en la calle -

Caracas fue escenario el 1 de septiembre de una multitudinaria marcha que según la MUD reunió a 1,1 millones de personas aunque el gobierno dice que máximo había 30.000. Esta vez, la oposición llamó a los capitalinos a una protesta simbólica a las 12H00 locales (16H00 GMT) del miércoles, parando por 10 minutos toda actividad y circulación de vehículos.

"El chavismo debe estar en la calle acompañando esta lucha que el pueblo debe dar. Ellos van a seguir con su plan" aseguró este martes el número dos del chavismo, Diosdado Cabello, en un acto público, al advertir que la oposición planea una escalada de protestas hasta llegar "a un paro nacional".

La disputa es feroz. Está en juego un cambio de modelo, tras 18 años de gobierno socialista. Si la consulta se hace antes del 10 de enero de 2017 y Maduro pierde, habría nuevas elecciones presidenciales; pero si se lleva a cabo después y el mandatario es revocado, le sustituiría su vicepresidente.

"El referendo revocatorio no tiene la más mínima posibilidad de ser este año (...) Si se da, sería para marzo", expresó Cabello.

La MUD pide al poder electoral que fije la fecha y condiciones que regirán la recolección de cuatro millones de firmas (20% del padrón electoral) necesarias para que el revocatorio sea convocado.

"No hemos descartado ir a (palacio presidencial) Miraflores, pero mañana corresponde a la Toma de todas las capitales de nuestra Venezuela", afirmó el líder opositor Henrique Capriles.

Aunque el CNE ha dicho que esa etapa se hará en la última semana de octubre, la MUD llamó a otra marcha el 14 de septiembre, un día después de que el órgano electoral anuncie, como se espera, la fecha exacta de recolección de firmas.

"La hoja de ruta de la MUD intenta mantener viva la participación social. El reto es mantenerse activa y pacíficamente en la calle presionando el referendo", manifestó el analista político Luis Vicente León.

- Golpes y cacerolas -

En la última semana, unas 60 personas fueron detenidas -la gran mayoría ya liberadas- en la manifestación del 1 de septiembre y en otra registrada en Villa Rosa, en la isla de Margarita (norte), donde vecinos sonaron cacerolas rodeando a Maduro cuando éste recorría a pie su comunidad la noche del viernes.

El gobierno minimiza las protestas e insiste en que la oposición sólo busca derrocarlo. El dirigente chavista Elías Jaua aseguró que la "movilización popular" de los chavistas es "el mejor antídoto contra la violencia, contra los golpes de estado".

Según el director del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN), Gustavo González López, fue capturado un grupo de personas "que estaban organizando acciones de violencia" para este 7 de septiembre.

La oposición rechaza las acusaciones y asegura que las autoridades buscan atemorizar a la población para evitar que reclame en las calles.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP