AFP internacional

El presidente armenio, Serg Sarkissian, vota en Ereván el 2 de abril de 2017 en las elecciones legislativas del país, en las que la OSCE ha denunciado irregularidades

(afp_tickers)

La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) denunció este lunes irregularidades en las elecciones legislativas celebradas la víspera en Armenia, en las que venció con holgura el partido del presidente Serge Sarkissian.

La oposición también denunció fraudes en estos comicios, en los que el Partido Republicano de Sarkissian logró el 49,15% de los votos, según datos de la comisión electoral tras el recuento del 99,8% de los sufragios.

Estas elecciones fueron las primeras celebradas en Armenia desde una reforma constitucional instaurada en 2015 para implementar un régimen parlamentario a finales de 2018, tras el segundo y último mandato de Sarkissian. Sus opositores consideran que el jefe de Estado utiliza esa reforma para mantenerse en el poder.

"Según los resultados preliminares de la elección, el Partido Republicano tiene todas las posibilidades de formar el nuevo Gobierno", declaró el portavoz del partido gobernante, Eduard Charmazanov, en una rueda de prensa.

La coalición de oposición, liderada por el hombre de negocios Gaguik Tsarukian, obtuvo el 27,37% de los sufragios y entrará por tanto en el Parlamento.

Durante la campaña, Tsarukian, uno de los hombres más ricos de Armenia, criticó la incapacidad del Gobierno para luchar contra la pobreza y la corrupción y prometió reducir los precios del gas y de la electricidad.

Otros dos partidos opositores, "Elk" y el nacionalista Dachnaktsoutioun, lograron el 7,78% y el 6,58% de los votos, respectivamente, superando así el límite del 5% necesario para acceder al Parlamento.

Cuatro partidos se repartirán los 101 escaños del Parlamento, tras unos comicios en los que participaron cinco partidos y cuatro coaliciones y en los que votó el 60,86% del padrón electoral, según la comisión electoral.

- Sospechas de fraude -

La OSCE denunció en un comunicado un "proceso empañado por informaciones creíbles y recurrente sobre compras de votos y casos de intimidación a electores", citando a los observadores que había desplegado el domingo en esta exrepública soviética de 2,9 millones de habitantes.

"Es una lástima que, pese a los cambios, legislativos y logísticos, las elecciones no hayan podido borrar las dudas persistentes sobre la fiabilidad y la integridad del proceso electoral", añadió la OSCE, que reconoció no obstante unas mejoras respecto a los anteriores comicios.

La víspera, Hovsep Khurchudian, dirigente de una de las coaliciones de oposición, dijo que se registraron "numerosas irregularidades en las oficinas, violaciones del secreto de voto y votos múltiples".

Durante la campaña electoral, la delegación de la Unión Europea en Armenia y la embajada de Estados Unidos expresaron en un comunicado conjunto su "preocupación" tras recibir información "sobre casos de intimidación a electores, compra de votos y uso de los recursos de la administración en favor de algunos partidos".

El Gobierno había prometido organizar unos comicios ejemplares en un país que ya vivió violencias postelectorales a raíz de acusaciones de fraude. En 2008, la elección de Sarkissian provocó enfrentamientos entre la policía y partidarios de la oposición en los que murieron 10 personas.

La reforma constitucional de 2015 disminuirá los poderes del Gobierno y aumentará los del Parlamento, lo cual suscita preocupación entre los opositores, que temen que Sarkissian se mantenga en el poder al tomar la dirección de su partido tras abandonar la presidencia.

El presidente niega cualquier intención de seguir en el poder al término de su mandato y considera la reforma como "una etapa en el proceso de democratización" del país.

AFP

 AFP internacional