Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El secretario de Defensa de EEUU, James Mattis, ofrece una rueda de prensa en la sede de la OTAN, en Bruselas, el 29 de junio de 2017

(afp_tickers)

La próxima cumbre de los 29 países de la OTAN tendrá lugar en Bruselas en 2018, anunció este jueves el secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg, un mes después de la última reunión de mandatarios celebrada en mayo en la capital belga.

"Espero que la cumbre de 2018 se celebre aquí en Bruselas el próximo verano", indicó Stoltenberg, precisando que todavía debían fijar la fecha. "Julio cuenta también como verano", bromeó al término de una reunión de ministros de Defensa.

Para el secretario general de la Alianza Atlántica, a la que a principios de mes se unió Montenegro, el mes de julio sería "un buen candidato", si bien todavía debe tomarse "la decisión formal".

Los mandatarios de la OTAN suelen celebrar cumbres cada dos años (Gales en 2014, Varsovia en 2016), si bien decidieron celebrar una "reunión especial" en mayo para dar la bienvenida al nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y desvelar el nuevo cuartel general.

Durante este encuentro, el mandatario estadounidense pasó cuentas con sus aliados, a los que pidió aumentar el gasto nacional en defensa, sin reafirmarles públicamente el compromiso de Estados Unidos con la defensa de Europa.

Tras recibir en la Casa Blanca el 9 de junio al presidente rumano, Klaus Iohannis, Trump garantizó finalmente su compromiso con este principio de defensa mutua, cuyo país ha sido el único en invocar tras los atentados del 11 de septiembre de 2001.

La próxima cumbre de la OTAN debería servir para inaugurar por completo el nuevo cuartel general de la Alianza, donde los diplomáticos aliados y el personal de la organización deberían empezar a instalarse en septiembre.

Turquía se había presentado como candidata para acoger la próxima cumbre de la OTAN, según el diario alemán Die Welt, si bien varios países, entre ellos Francia y Alemania, pudieron haberse mostrado reacios por las purgas lanzadas por Ankara tras la intentona golpista de julio.

Stoltenberg pidió también el jueves una reunión "antes de la pausa estival" de los embajadores de la Alianza con su homólogo de Rusia, país con el que retomaron el diálogo político el año pasado tras casi dos años de silencio.

Durante esta reunión del Consejo OTAN-Rusia, los aliados querrían que Moscú les informase del ejercicio Zapad 2017 que el ejército ruso prevé organizar en Bielorrusia, al sur de la frontera lituana, en otoño, añadió.

Los países bálticos, que temen que eso sea un pretexto para el estacionamiento por parte de Rusia de manera permanente de tropas cerca de sus fronteras, expresaron su preocupación sobre estas maniobras que deberían movilizar, a su juicio, 100.000 soldados.

AFP