Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El viceprimer ministro y ministro de Relaciones Exeteriores de Montenegro, Igor Luksic (izq), y el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ofrecen una rueda de prensa conjunta en la sede de la OTAN, en Bruselas, el 2 de diciembre de 2015

(afp_tickers)

La OTAN invitó este miércoles a Montenegro a unirse a la Alianza militar liderada por Estados Unidos, desafiando las advertencias de Moscú sobre la expansión de la organización hacia el este.

Esta "decisión histórica" fue aprobada por unanimidad por los 28 jefes de la diplomacia de la OTAN en una reunión en Bruselas.

Montenegro se convertiría, dentro de entre 18 meses y dos años, en el 29º miembro de la Alianza creada al comienzo de la Guerra Fría, que mantiene desde la crisis ucraniana en 2013 tensas relaciones con Rusia.

"La puerta de la OTAN está abierta, esta es la prueba", declaró el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg. "No se trata de Rusia... Esta decisión no está dirigida contra nadie", declaró.

"La OTAN es una alianza defensiva que existe desde hace 70 años. La OTAN no amenaza a nadie. No es una organización ofensiva y no está dirigida contra Rusia", dijo por su parte en Bruselas, el secretario de Estado estadounidense, John Kerry.

Rusia denunció en varias ocasiones la perspectiva de una ampliación de la OTAN en los Balcanes, lo que considera como un avance en su esfera de influencia e incluso una "provocación", como lo lamentó el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguei Lavrov, en 2014.

"Moscú ya señaló que la continua expansión de la OTAN hacia el este sólo puede llevar a acciones recíprocas del lado ruso, respondiendo al interés de nuestra seguridad", comentó el miércoles Dimitri Peskov, portavoz del Kremlin.

Rusia ya había advertido a Montenegro sobre "las posibles consecuencias que implicaría un ingreso de Podgorica a la Alianza".

"Adherirse a la OTAN es una cuestión relevante de interés nacional", respondió el primer ministro montenegrino ,Milo Djukanovic, en una recepción solemne organizada en Podgorica para celebrar la decisión tomada en Bruselas.

"La adhesión de Montenegro es una poderosa contribución a la estabilidad y la seguridad en la región", estimó el dirigente de esta pequeña República de 630.000 habitantes.

Montenegro autoproclamó su independencia en 2006, pocos años después del sangriento fin de Yugoslavia, y puso así fin a su unión con Serbia, aliado de Moscú. Sus Fuerzas Armadas suman 2.000 soldados y desde 2010 contribuye con el envío de 25 militares a la misión de la OTAN en Afganistán.

Rusia fue tradicionalmente un aliado cercano de Montenegro y miles de rusos viven en este país, pero las relaciones se degradaron desde que Pogdorica se sumó a las sanciones de la Unión Europea contra Rusia por Ucrania.

Sin embargo, el país está dividido sobre la adhesión a la Alianza. Según un sondeo de principios de octubre, el 50,2% de la población está favor y el 49,9% en contra. Recientemente se produjeron varias manifestaciones violentas contra la adhesión a la Alianza transatlántica.

El jefe de la oposición socialista, Srdjan Milic, que reclama un referendo sobre el tema, calificó la invitación de la OTAN como un "acto de agresión directo contra la paz, la estabilidad y la seguridad de nuestros conciudadanos".

La última ampliación de la OTAN fue en 2009, cuando Croacia y Albania se incorporaron a la Alianza, dos países de los Balcanes.

La adhesión de Montenegro será efectiva cuando terminen las negociaciones a principios de 2016 y los Parlamentos nacionales de los 28 miembros ratifiquen la decisión.

AFP