Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Miembros de los equipos de socorro sirven comida caliente a los habitantes de la ciudad oriental ucraniana de Adviïvka, el 1 de febrero de 2017, atrapada en los combates entre las fuerzas prorrusas y gubernamentales

(afp_tickers)

Al menos seis personas murieron este miércoles en el este de Ucrania, en el cuarto día de combates entre soldados ucranianos y rebeldes prorrusos, mientras que la OTAN urgió a Moscú a utilizar su influencia para restablecer la calma.

Estos combates han sido los más violentos desde la investidura del presidente estadounidense, Donald Trump, que preconiza un acercamiento con Rusia, acusada por Kiev y la Unión Europea (UE) de apoyar a los separatistas, algo que niega.

"Llamamos a Rusia a usar su considerable influencia con los rebeldes" prorrusos para restablecer la tregua firmada a fines de diciembre, exigió Jens Stoltenberg, secretario general de la ONU.

En los enfrentamientos murieron dos soldados ucranianos, según el ejército, que antes había comunicado otra baja.

Los rebeldes informaron de la muerte de dos civiles cerca de Donetsk, su bastión, y Makeievka, pequeña localidad vecina, en tanto la policía proKiev de Avdiivka señaló que un habitante murió de un disparo.

En total, 19 personas fallecieron desde el aumento de las tensiones el domingo, en esta parte del frente.

Avdiivka, ciudad industrial de 22.000 habitantes controlada por las fuerzas de Kiev a 10 kilómetros al norte de Donetsk, no tiene electricidad y el agua corriente se corta regularmente. La calefacción es esporádica, con temperatura que caen a -8 ºC.

"Fue una noche difícil, los niños se despertaron por los tiros", confió a AFP Larissa Mijailivna, jubilada de 62 años. "Un obús pasó delante de la ventana de nuestra casa, pero, gracias a Dios, no estalló", contó esta mujer que decidió dejar la ciudad con sus dos nietas.

Más de 70 habitantes ya dejaron la zona, aunque el ejército ucraniano no anunció una evacuación.

"A las 10H00 (08H00 GMT) 77 personas fueron evacuadas....", declaró Pavlo Jebrivski, al frente de la administración de esta ciudad, otras más serán evacuadas.

"Hay personas mayores que no pueden salir de sus apartamentos y han pasado dos días sin calefacción", lamentó un soldado de 23 años, identificado como Nikopol, quien ayudaba a civiles a evacuar la ciudad.

- Inquietud internacional -

El ejército montó en el estadio municipal seis grandes carpas con calefacción y con generadores para los habitantes, a quienes distribuyen té y les permiten recargar sus teléfonos.

Aprovechando una relativa calma este miércoles por la mañana, centenares de habitantes se aventuraron a las calles, constató AFP.

Las autoridades afirmaron que lograron restablecer en parte la calefacción y la distribución de gas.

Además de los 19 muertos desde el domingo, en los combates en las últimas 24 horas hubo unos 30 heridos: 20 soldados según Kiev, cinco civiles según los rebeldes, a los que se agregan otros cinco según la policía de Avdiivka.

"Se producen disparos actualmente. Es necesario un alto el fuego para comenzar los trabajos de reconstrucción", declaró en Twitter la misión de la OSCE, cuyo jefe adjunto, Alexander Hug, viajó a Donetsk.

Además de la reacción de OTAN, esta escalada violenta inquieta a la UE, Estados Unidos y ONU. La UE denunció el martes una "ruptura flagrante del alto el fuego" en vigor.

El martes, el Consejo de Seguridad de la ONU pidió que se reanude inmediatamente la tregua en Ucrania, aprobando una declaración redactada por ésta -miembro no permanente- que no despertó objeciones de Rusia, tras una reunión a puertas cerradas.

Los miembros del Consejo "expresaron profundas preocupaciones sobre el peligroso deterioro de la situación en el este de Ucrania y su severo impacto en la población civil".

El conflicto en Ucrania ha dejado unos 10.000 muertos en casi tres años.

AFP