Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro de finanzas de Alemania, Wolfgang Schäuble, antes del inicio de la reunión semanal del gabinete de Gobierno, el 27 de septiembre de 2017 en la sede de la Cancillería, en Berlín

(afp_tickers)

Una era se acaba en Alemania como consecuencia de las elecciones del domingo y la salida anunciada del Gobierno del ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, apreciado en su país pero temido y a veces detestado en Europa por su ortodoxia presupuestaria.

Schäuble dejará su puesto y se convertirá en presidente de la Cámara de Diputados, indicó este miércoles su partido, la conservadora Unión Demócrata Cristiana (CDU).

Schäuble, de 75 años, que ocupaba el cargo desde hacía ocho, aceptó ocupar la presidencia de la Cámara tras el mal resultado de los conservadores alemanes en las legislativas del domingo, informó la misma fuente.

"Vamos a proponer a Wolfgang Schäuble" para este cargo y "nos congratularíamos si está dispuesto a presentarse como candidato", indicó en un comunicado el jefe del grupo parlamentario de los conservadores, Volker Kauder. De esta manera, confirmaba informaciones que se habían filtrado antes a través de fuentes próximas a su formación política.

Schäuble, gran figura de su partido e incondicional de la canciller, Angela Merkel, había recibido presiones "amistosas" desde su propio campo en los últimos días para dejar su puesto en el futuro Gobierno.

El hasta ahora ministro simboliza dentro de Alemania el rigor presupuestario, pero en el resto de Europa ha sido a veces tildado de excesivamente ortodoxo y poco flexible en materia de finanzas públicas.

Fue Schäuble, precisamente, quien abogó por la salida de Grecia de la zona euro en 2015, en plena crisis de la deuda.

- Nuevo Gobierno: un rompecabezas -

La formación del nuevo Ejecutivo será muy compleja, un verdadero rompecabezas, porque los conservadores necesitan el apoyo no sólo de los liberales del FDP, que aspiran a la cartera de Finanzas, sino también de los ecologistas.

Por su parte, los socialdemócratas, después de registrar el peor resultado electoral de su historia, optaron por una "cura de oposición", tras haber gobernado en dos ocasiones en coalición junto a los conservadores en los últimos 12 años.

Los liberales no esconden su ambición de ocuparse de las finanzas. Al dejar su cargo libre, Schäuble facilitará la tarea a Merkel, debilitada tras los resultados de su partido el domingo.

El fotogénico líder del FDP, Christian Lindner, de 38 años, por su parte, tuiteó su apoyo al ministro renunciante para que ocupe la cabeza del Bundestag, calificándolo de "personalidad excepcional", dotado de una "autoridad natural".

Sin embargo, a pesar de lo intransigente de Schäuble, su partida del Gobierno no es forzosamente una buena noticia para los socios de la primera economía europea.

El FDP podría ser aún más duro en materia de finanzas si logra obtener la cartera. Este partido no esconde su desconfianza ante la propuesta de reformas en la zona euro formulada por el presidente francés, Emmanuel Macron, en particular en cuanto a la creación de un presupuesto común, lo que los liberales ven como un intento de mutualizar las deudas en la región.

- Un europeísta convencido -

Según el popular diario Bild, la propia Merkel presuntamente pidió a su fiel lugarteniente convertirse en presidente del Bundestag, puesto que este cargo tendrá una mayor relevancia "con la llegada" de más de 90 diputados de Alternativa para Alemania (AfD), algunos de los cuales destacan por sus dichos racistas o por no compartir el arrepentimiento por el pasado nazi del país.

La AfD, de extrema derecha, provocó un terremoto político en el país al obtener casi el 13% de los votos en las legislativas, siendo la tercera fuerza, por detrás de conservadores y socialdemócratas.

Schäuble, por su parte, nacido en 1942 en Fribourg-en-Brisgau, cerca de la frontera con Francia, es una de las raras personalidades políticas alemanas que conoció la guerra, aunque era muy pequeño entonces.

En ella se arraiga la convicción europea de este jurista, que sueña en voz alta con una Europa federal. Desde 2010 ha batallado sin cuartel para mantener la integridad de la zona euro, a pesar de su frágil salud desde que un desequilibrado atentara contra él en 1990, lo que lo postró en una silla de ruedas.

La integración europea ha sido el "credo" de toda su vida. Pero en esto prima "el corazón", y en frente está "la cabeza", que impone "ver qué es lo que funciona", había declarado en una oportunidad.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP