AFP internacional

Vista de la sede del Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort, Alemania, el 15 de febrero de 2017

(afp_tickers)

La inflación en la zona euro progresó en abril hasta el 1,9%, regresando a niveles cercanos al objetivo del Banco Central Europeo (BCE), informó este viernes Eurostat, un aumento que los analistas vinculan en parte a las vacaciones de Pascua.

La oficina de estadísticas europea indicó que los precios registraron en abril un aumento del 1,5% de marzo, al 1,9%, una primera estimación ligeramente superior a la de los analistas consultados por el proveedor de servicios financieros Factset, que apostaban por un 1,8%.

"Este aumento refleja parcialmente la época de Pascua" y "seguimos pensando que la política acomodaticia del BCE continuará", comentó Jennifer McKeown, analista de Capital Economics, que también estima que las vacaciones influyeron en el aumento de la inflación subyacente.

La inflación subyacente, que no tiene en cuenta los precios de la energía y los alimentos no elaborados, registró en abril un importante aumento del 1,2%, respecto al 0,7% de marzo y al 0,9% los tres meses anteriores.

Los precios de la energía registraron, por su parte, una ligera progresión del 7,4% al 7,5% en el plazo de un mes. La alimentación, el alcohol y el trabajo pasaron del 1,8% en marzo al 1,5%.

- Demostrar su resistencia -

Pese a que estos datos podrían aumentar la presión sobre la política monetaria del BCE -especialmente desde Alemania, donde la inflación alcanzó el 2%, según los datos provisionales-, una revisión parece descartada.

El presidente de la institución con sede en Fráncfort (Alemania), Mario Draghi, subrayó la víspera la recuperación económica "cada vez más sólida" de la zona euro, aunque precisó que la inflación todavía tiene que demostrar su resistencia a largo plazo.

En este sentido, sin contar los efectos de los precios considerados más volátiles del petróleo y de los productos alimentarios, la inflación subyacente se mantuvo durante meses en torno al 0,9% y, pese al repunte en abril al 1,2%, esta podría caer de nuevo "al 1% o un poco menos en mayo", según McKeown.

El BCE busca desde hace dos años una inflación cercana, pero inferior al 2%, considerada beneficiosa para los 19 países del euro. Este objetivo se alcanzó en febrero, antes de caer medio punto un mes después porque, entre otras causas, la Pascua cayó en abril y no en marzo como en 2016.

Y, para el economista de IHS Markit Howard Archer, este objetivo del BCE podría no repetirse en un tiempo, visto que la inflación "en la zona euro en abril estuvo ligeramente por debajo del pico de febrero".

"Vemos la inflación de la zona euro terminando 2017 en torno al 1,5%, y podría rondar el 1,5-1,7% a lo largo de 2018", añadió Archer, que cree que el BCE podría anunciar más tarde que amplía su programa de compra masiva de activos a 2018.

Por países, la inflación registró un aumento hasta el 1,8% en abril en Italia, hasta el 2,6% en España y se estabilizó en un 1,4% en Francia, según los respectivos institutos de estadística nacionales.

AFP

 AFP internacional