La política de Estados Unidos en Siria corre el riesgo de "prender el fuego" en la región, advirtió el miércoles el ministro ruso de Exteriores, en momentos en que Turquía prepara una intervención contra los kurdos.

Los kurdos de la región "están muy preocupados" tras el anuncio de Estados Unidos de retirar tropas de la zona, y "temen que ello prenda fuego a la región". "Hay que evitar esto a cualquier precio" dijo Sergei Lavrov, de viaje en Kazajistán.

El ministro denunció las "contradicciones" de Estados Unidos y su "incapacidad de llegar a obtener compromisos" de las partes, y recordó que Washington "ha incumplido sus promesas en varias ocasiones" en Siria.

Según Lavrov, el apoyo de Washington a los kurdos en Siria ha provocado en los últimos años "la cólera de los pueblos árabes que viven en estas tierras". "Es un juego peligroso", advirtió.

Turquía afirmó el martes que estaba a punto de lanzar una operación en Siria contra la milicia kurda Unidades de Protección del Pueblo (YPG).

En un primer momento, Trump pareció dar luz verde a esta operación, pero posteriormente modificó su discurso y amenazó con "destruir la economía turca" si Ankara "sobrepasaba los límites".

Los kurdos han sido aliados de los estadounidenses y decisivos en la campaña que puso fin al grupo yihadista Estado Islámico, pero son considerados "terroristas" por Ankara.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes