Sin las medidas tomadas por el Banco Central Europeo (BCE), los precios habrían caído en la zona euro el año pasado y el PIB del bloque sería inferior a su nivel actual, afirmó este jueves Peter Praet, uno de sus responsables.

"Si no fuera por nuestro paquete de medidas, la inflación habría sido negativa en 2015", dijo el belga Praet, miembro del directorio del BCE, en una conferencia en Fráncfort (oeste).

"En 2016, (la inflación) sería por lo menos medio punto porcentual inferior a lo que prevemos en este momento (+0,1%)", añadió. Además, "según las estimaciones de nuestros servicios, nuestras medidas están contribuyendo a incrementar el PIB en la zona euro en alrededor de un 1,5% en el período 2015-2018".

El responsable indicó que la generosa política monetaria del BCE (grandes préstamos a los bancos, tasas de interés cercanas a cero, compra masiva de deuda), cuyo objetivo es estimular los precios y la actividad económica, ha coincidido con "nuevos golpes", como la caída de los precios del petróleo.

"La política monetaria efectuada desde junio de 2014 ha sido eficaz", concluyó Praet.

No obstante, el banco central no puede por sí solo garantizar a la eurozona, compuesta por 19 países, "una recuperación sólida", por lo que los Gobiernos europeos deben preocuparse de reformar sus economías con mayor determinación.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes