AFP internacional

La policía alemana se despliega en el exterior del estadio del Borussia de Dortmund el 12 de abril de 2017, antes del partido de ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones contra el Mónaco

(afp_tickers)

La policía alemana no encontró ningún elemento que permita vincular al sospechoso islamista detenido con el atentado cometido el martes contra el autobús del equipo de fútbol de Dortmund, anunció este jueves la fiscalía antiterrorista alemana.

"La investigación no permitió hasta el momento encontrar elementos que demuestren que el sospechoso participó en el atentado", afirmó la fiscalía en un comunicado.

Sin embargo, el sospechoso quedará en detención preventiva debido a que en el pasado, durante un viaje a Irak, formó parte del grupo yihadista Estado Islámico (EI).

El sospechoso, un iraquí de 25 años, residía en Wuppertal, ciudad de la región del Ruhr situada a unos 50 kilómetros de Dortmund, había indicado este jueves el diario Süddeutsche Zeitung.

La policía en cambio dejó en libertad a un segundo hombre detenido el miércoles, un alemán de 28 años, habitante de la ciudad de Fröndenberg, a unos 30 kilómetros de Dortmund.

Este jueves, el diario alemán Bild afirmó que la policía no había encontrado nada en el domicilio del iraquí.

El sospechoso, bajo vigilancia de la policía desde hacía mucho tiempo, presuntamente mantuvo en una conversación telefónica propósitos "sospechosos", que incitaban a pensar que tuvo en su posesión explosivos, afirmó el diario Bild.

La policía sigue manteniendo una actitud prudente mientras prosigue la investigación en una región donde existe un movimiento islamista importante y concentra muchas acciones judiciales contra yihadistas de regreso de Irak o Siria.

El ministro de Interior del estado de Renania del Norte-Westfalia, Ralf Jaeger, donde se encuentra la ciudad de Dortmund, declaró que la policía investigaba "en todas direcciones".

"Puede tratarse de extremistas de izquierda, de extremistas de derecha, de hinchas violentos o de islamistas", declaró Jaeger el miércoles.

La policía investiga a un militante de extrema izquierda y a otro de extrema derecha, aseguró el diario Bild.

El ministro regional del Interior no descartó tampoco una falsa reivindicación para "crear una pista falsa".

Los investigadores encontraron en el lugar del atentado tres ejemplares de una carta con connotaciones islamistas.

El texto, que está siendo autentificado, exhorta a Alemania a suspender su participación con cazas Tornado en la lucha de la coalición internacional contra el grupo yihadista EI en Siria, so pena de cometer nuevos atentados.

En cambio, la fiscalía no duda de que se trata de un atentado terrorista, "teniendo en cuenta el modus operandi" y las cartas de reivindicación encontradas en el lugar del atentado.

Las tres bombas explosivas, que estallaron el martes hacia las 19h15 locales al paso del autobús del Dortmund hiriendo al defensor español Marc Bartra, tenían una "fuerza explosiva" de 100 metros.

Las bombas contenían "varillas metálicas", una de las cuales se incrustó en la cabezera de un asiento del autobús, destacó la fiscalía, sugiriendo que el balance hubiera podido ser mucho más grave.

En el plano deportivo, el equipo del Mónaco derrotó el miércoles por 3-2 al de Borrusia de Dortmund, en un partido disputado bajo importantes medidas de seguridad.

Al término del encuentro, el director técnico del Dortmund, Thomas Tuchel, criticó la decisión de la UEFA de haber programado el partido apenas 24 horas después del atentado. "Nos sentimos ignorados", declaró Tuchel.

"Después del ataque nos hubiera gustado más tiempo para digerir todo esto. Nos dijeron que teníamos que jugar hoy. No nos preguntaron nuestra opinión, esto lo decidió la UEFA en Suiza", acusó el entrenador alemán tras la derrota.

Por su parte, el ministro de Interior alemán, Thomas de Maizière, que asistió al encuentro para dar una señal de solidaridad, subrayó que Alemania "no dejará que unos criminales le roben su fascinación (por el fútbol)".

AFP

 AFP internacional