Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una mujer sostiene una vela ante las personas congregadas frente al bar Le Carillon, uno de los blancos de los atentados de París, este domingo 15 de noviembre en la capital francesa

(afp_tickers)

La policía detuvo a familiares y personas del entorno del primer autor identificado de los atentados de París y continuaba investigando este domingo sobre posibles cómplices o instigadores, mientras los tentáculos de la pista yihadista se extienden hasta Grecia y Bélgica.

Seis allegados de Omar Ismail Mostefai, de 29 años, el suicida francés identificado como uno de los autores de la matanza en la sala de conciertos Bataclan de París, fueron detenidos el sábado por la noche, entre ellos su padre, su hermano y su cuñada, según fuentes judiciales y policiales.

Los agentes también registraron sus domicilios en Romilly-sur-Seine (este de Francia) y Bondoufle (en la región de París). Omar Ismail Mostefai participó en la toma de rehenes de Bataclan antes de activar su cinturón de explosivos. Fue identificado gracias al hallazgo de un dedo seccionado.

Nació el 21 de noviembre de 1985 en Courcouronnes, un suburbio al sur de París y tenía antecedentes por delitos menores, por los que fue condenado en ocho ocasiones entre 2004 y 2010, aunque nunca llegó a ingresar en prisión.

En 2010 fue fichado por "radicalización", pese a no estar implicado en casos terroristas. Según una fuente cercana a la investigación, acudía con frecuencia a la mezquita de Lucé, cerca de Chartres (centro).

Además el sábado por la noche se encontró en Montreuil, al este de la capital, un Seat León de color negro utilizado en los ataques con armas de fuego contra bares y restaurantes de París, informaron fuentes policiales. En su interior había varios fusiles de asalto kalashnikov, informaron fuentes judiciales.

- Pasaporte sirio -

Los investigadores sobre estos atentados que causaron en seis lugares de la capital al menos 129 muertos y 352 heridos, 99 de ellos muy graves, siguen varias pistas.

En las inmediaciones del Estadio de Francia, donde hubo tres explosiones, se halló un pasaporte sirio cerca del cadáver de uno de los suicidas. Según Atenas, pertenece, a un migrante registrado en Grecia.

Las autoridades también apuntan a Bélgica. Tres personas fueron detenidas en ese país, entre ellas el hombre que alquiló el Volkswagen Polo negro de los suicidas estacionado frente a Bataclan, donde se produjo la mayor matanza, con 89 muertos.

Todos ellos son residentes en Bélgica y desconocidos de los servicios antiterroristas franceses, precisó el fiscal de París, François Molins. Según el fiscal, tres equipos diferentes participaron en los atentados.

Siete suicidas accionaron sus cinturones de explosiones. Tres murieron en Bataclan y otros tantos se hicieron estallar cerca del Estadio de Francia, donde 80.000 personas, incluido el presidente francés, François Hollande, asistían a un partido amistoso de fútbol entre Francia y Alemania. Un séptimo asaltante murió en una calle del este de París.

Los investigadores intentan averiguar si hubo autores que lograron escapar y si preparan otros ataques. EEUU dijo que intensificará su cooperación militar y de inteligencia con Francia.

"Seguiremos trabajando en estrecha colaboración con los franceses en términos de inteligencia, y también a nivel de respuesta militar en Siria. Los franceses están con nosotros en Siria e Irak y llevan a cabo ataques aéreos. Queremos seguir intensificando esta coordinación", dijo Ben Rhodes, asesor adjunto de seguridad nacional del presidente Barack Obama, a la cadena ABC.

- Dolor en Francia-

Diez meses después de los ataques a la revista satírica Charlie Hebdo y un supermercado kósher, que dejaron 17 muertos en enero pasado en la capital francesa, estos atentados han sumido de nuevo al país en el dolor.

Este domingo, primero de los tres días de duelo nacional decretados por el gobierno, los museos y salas de espectáculos seguían cerrados en la Ciudad Luz y se echaban de menos los típicos mercados callejeros.

Pero, pese a la prohibición de manifestarse hasta el jueves, cientos de personas se reunieron el sábado en la plaza de la República.

El presidente Hollande, que apeló a la unidad nacional, recibía este domingo a los jefes de los partidos franceses, entre ellos Nicolas Sarkozy, su predecesor y rival de derecha.

Uno de los temas centrales será la COP21, la conferencia de París sobre el clima prevista del 30 de noviembre al 11 de diciembre, a la que asistirá más de un centenar de jefes de Estado y de gobierno.

Hollande, que calificó los atentados de "acto de guerra", decidió desplegar 3.000 soldados adicionales en la operación Centinela vigente desde los atentados de enero. En total habrá 10.000 soldados movilizados antes del martes por la noche en todo el país.

En el frente exterior, Francia, implicada militarmente en Siria y en Irak, "golpeará" al grupo yihadista Estado Islámico (EI) que reivindicó los atentados, para "destruirlo", prometió el primer ministro Manuel Valls. En Turquía, donde se celebra la cumbre del G20, el presidente de EEUU, Barack Obama, prometió "redoblar los esfuerzos" contra el EI.

AFP