Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una unidad especial de la policía federal alemana posa para los medios en Hamburgo (Alemania), el 4 de julio de 2017, un día antes del comienzo de la cumbre del G20

(afp_tickers)

La policía de Hamburgo dispersó la noche del martes con chorros de agua y gases lacrimógenos a manifestantes que comenzaron a reunirse en grupos para protestar contra el G20 previsto esta semana en esa ciudad del norte de Alemania.

Las fuerzas del orden evacuaron inicialmente a manifestantes que habían instalado sus tiendas en el parque del barrio Altona, según la policía y distintos medios de prensa locales.

"No era una manifestación legal sino un campamento no autorizado en un parque", indicó un portavoz de la policía.

Más tarde, poco antes de la medianoche, las fuerzas del orden utilizaron chorros de agua y gases irritantes para dispersar reuniones de algunos cientos de personas que en distintos puntos comenzaron a bloquear calles, especialmente en el barrio Sankt-Pauli.

Una persona fue interpelada y un transeúnte, no implicado en la manifestación, resultó ligeramente herido en esa ocasión, precisó en un tuit la policía local.

El domingo pasado hubo choques entre manifestantes y fuerzas del orden por los mismos motivos.

En total, los organizadores de las protestas esperan más de 100.000 manifestantes contra el G20 en los próximos días en Hamburgo, entre ellos varios miles de extremistas de izquierda dispuestos a enfrentarse a la policía.

Unos 20.000 policías serán desplegados para garantizar la seguridad de la cumbre de los dirigentes del foro mundial, prevista para el viernes y sábado.

AFP