La policía iraquí disparó al aire este miércoles para dispersar a los manifestantes reunidos en dos zonas de Bagdad, pese a que el presidente y la ONU habían pedido contención después de la muerte de dos manifestantes el martes.

Según comprobaron los periodistas de la AFP, hubo disparos en las manifestaciones organizadas en los vecindarios de Al Shaab, al norte de la capital, y de Zaafaraniya, al sur.

El martes, por primera vez desde la instauración del gobierno del primer ministro Adel Abdel Mahdi hace casi un año, un millar de personas protestó en Bagdad y en otras ciudades del país.

Son manifestaciones que no tienen detrás a un partido o a un líder religioso y que están motivadas por la deficiencia de los servicios públicos o el desempleo.

Las protestas fueron dispersadas por la fuerza, primero con agua a presión, después con gases lacrimógenos y balas de goma.

En la capital, la policía usó sus armas contra los manifestantes y dos murieron y más de 200 resultaron heridos, según fuentes médicas.

El presidente Barham Saleh pidió en Twitter que las manifestaciones sean pacíficas y que la policía "proteja los derechos de los ciudadanos".

"Nuestros jóvenes quieren reformas y quieren trabajo. Es nuestro deber satisfacer estos deseos legítimos", dijo el jefe de Estado.

Por su parte, la representante de la ONU en Irak, Jeanine Hennis-Plasschaert, se mostró "muy preocupada" por esta tensión en las calles y pidió a las autoridades que "den prueba de moderación".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes