Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Soldados de las fuerzas gubernamentales sirias patrullan en la localidad de Jan Tuman, en la periferia sur de Alepo, el 11 de abril de 2016

(afp_tickers)

El emisario de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, dijo este lunes en Damasco que la próxima ronda de negociaciones en Ginebra será "crucial" para encontrar una solución política al conflicto sirio.

"La próxima ronda de negociaciones en Ginebra será crucial, ya que nos concentraremos en la transición política, en la gobernanza y en los principios constitucionales", dijo De Mistura ante la prensa, tras un encuentro con el jefe de la diplomacia siria, Walid Muallem.

Los diálogos indirectos entre representantes del régimen y de la oposición se reanudarán el miércoles en Ginebra, donde se celebró la precedente ronda entre el 14 y el 24 de marzo.

"Esperamos y tenemos la intención de que (los diálogos) sean constructivos y concretos", agregó.

La oposición pide que se forme un cuerpo ejecutivo, del que se excluya al presidente Bashar al Asad, mientras que el régimen quiere un gobierno amplio, en el que se incluya a miembros de la oposición, pero bajo la presidencia de Al Asad.

Según la agencia oficial Sana, Muallem confirmó que la delegación gubernamental estaba lista para esta nueva ronda.

El ministro "reafirmó durante su encuentro con De Mistura la posición siria sobre la solución política a la actual crisis y la implicación (del régimen) en el diálogo sirio, dirigido por los sirios, sin precondiciones", indicó la agencia.

De Mistura abordó además con su interlocutor el frágil cese el fuego en vigor desde el 27 de febrero.

"Hablamos sobre la importancia de proteger y mantener el cese de las hostilidades, que es quizás frágil, pero que existe. Debemos asegurarnos de que siga", dijo el emisario.

Ambos responsables hablaron también sobre el acceso a las localidades sitiadas y la ayuda humanitaria. Saludaron la labor del Programa Mundial de Alimentos (PAM), que suministró el domingo por vía aérea provisiones a 200.000 personas asediadas por el grupo yihadista radical Estado Islámico (EI) en la ciudad de Deir Ezzor.

Esta tregua, auspiciada por Estados Unidos y Rusia, no incluye a las dos organizaciones yihadistas, el Frente al Nosra, brazo sirio de Al Qaida, y el EI.

- "Ofensivas sincronizadas" -

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) advirtió este lunes que la ofensiva de los yihadistas en el norte, el centro y en la región costera de Siria ponen en peligro la tregua.

"Al Nosra, aliado a grupos rebeldes, está llevando a cabo tres ofensivas sincronizadas" en las provincias de Alepo (norte), Hama (centro) y Latakia (noroeste), indicó a la AFP el director del OSDH, Rami Abdel Rahman.

El general Serguei Rudskoi, un alto mando del estado mayor ruso, dijo que el objetivo del Frente al Nosra es cortar la ruta entre Alepo y Damasco.

"Si no impedimos las acciones de los terroristas, entonces el norte de Siria puede volver a quedar sitiado. Todas las acciones del Ejército sirio y de la aviación rusa están dirigidas a frenar los planes de Al Nosra. Sin embargo, no está previsto ningún asalto sobre Alepo", agregó el militar.

En tanto, Estados Unidos expresó su preocupación de que un eventual ataque del Ejército sirio, ayudado por las fuerzas rusas, genere más ataques contra facciones moderadas, haciendo naufragar la tregua y las negociaciones de paz.

"Estamos muy, muy preocupados por el reciente incremento de la violencia. Y eso incluye a las acciones que consideramos que violan el cese de hostilidades", declaró el portavoz del Departamento de Estado Mark Toner.

Por su lado, el grupo EI recuperó el control de Al Rai, un valioso puesto fronterizo con Turquía, del que había sido expulsado la semana pasada por los rebeldes, señaló la ONG.

"Ni al Frente al Nosra ni al EI les interesa un alto el fuego o una solución pacífica a la guerra en Siria, porque eso eliminaría su papel", destacó Abdel Rahman.

Por otra parte, el ministro francés de Defensa, Jean-Yves Le Drian, dijo este lunes durante una visita a Bagdad que los dos principales bastiones del EI, "Raqa [en Siria] y Mosul [en Irak], en 2016, tienen que caer".

Hay que "convertir 2016 en el año de un giro importante en nuestro combate contra el supuesto Ejército Islámico, el año de la liberación de los principales centros de población que todavía controla, Raqa y Mosul", añadió Le Drian, instando a incrementar la "presión" sobre el EI, que según él está en declive.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP