AFP internacional

Una mujer iraquí con su bebé evacuados de su hogar en Zanjili, barrio al oeste de Mosul, el 1 de junio de 2017

(afp_tickers)

La presencia de civiles en los sectores de Mosul donde las fuerzas iraquíes se enfrentan a los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) frena el avance de las tropas progubernamentales, anunció este jueves un portavoz militar.

Siete meses después del lanzamiento de una operación en la segunda ciudad de Irak, que el grupo EI conquistó en 2014, las fuerzas iraquíes retomaron la mayoría de Mosul (norte), exceptuando la ciudad vieja.

Pero los sectores todavía en manos de los yihadistas están densamente poblados, con cerca de 200.000 civiles, según la ONU, en su mayoría en la ciudad vieja.

Por el momento los combates se sitúan al norte de este barrio, un laberinto de callejuelas y edificios muy juntos cuya reconquista será difícil.

"El avance continua", indicó a la AFP Yahya Rasul, el portavoz del mando conjunto de las operaciones (JOC), aunque reconoció que "la presencia de civiles perturba nuestro avance" y que sin eso "avanzaríamos muchos más rápido".

"Centenares de familias han pasado por los corredores" protegidos por las fuerzas iraquíes para huir, añadió.

Según la ONU, más de 750.000 personas han abandonado sus casas desde que empezó en octubre la ofensiva contra Mosul, el ultimo bastión del grupo EI en Irak, una cifra que podría aumentar drásticamente en la última fase de las operaciones.

Las fuerzas iraquíes tienen el apoyo de una coalición internacional liderada por Estados Unidos, que la semana pasada reconoció la muerte de 105 civiles en uno de sus bombardeos contra Mosul porque el edificio atacado escondía explosivos de los yihadistas.

AFP

 AFP internacional