La presidenta de los conservadores alemanes, Annegret Kramp-Karrenbauer, considerada como una posible "sucesora" de Angela Merkel pero muy criticada tras diversos reveses electorales, dijo estar dispuesta a dimitir si su partido no le ofrece su apoyo.

Si el millar de delegados del partido CDU reunidos en congreso en Leipzig no comparten su línea por el futuro del país y del movimiento, "entonces paremos hoy, aquí y ahora", dijo Kramp-Karrenbauer, conocida como AKK, a la cabeza del mayor partido en Alemania desde hace casi un año.

Pero en caso contrario, "remanguémonos y empecemos a trabajar", declaró la que también es ministra de Defensa.

Los delegados respondieron con casi siete minutos de aplausos de pie, dando a entender que no querían ni oír hablar de que se fuera.

AKK, de 57 años, ganó con una ajustada diferencia la presidencia de la Unión Demócrata Cristiana (CDU). Angela Merkel le pasó el relevo tras casi 20 años como líder de la formación.

Las críticas contra ella surgieron antes de este congreso.

La política estaba bajo presión tras los desastres electorales de estos últimos meses, que favorecieron a los Verdes en los comicios europeos, y a la extrema derecha en las elecciones regionales de la antigua RDA.

Muchos además dudan de su capacidad para suceder a Angela Merkel como canciller de aquí a finales de 2021.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes