Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro de Relaciones Exteriores saudí, Adel Al Jubeir, en un momento de la entrevista con la AFP en Riad, el 18 de febrero de 2016

(afp_tickers)

Una eventual participación de fuerzas saudíes en una operación militar dirigida por Estados Unidos en Siria tiene que concentrarse en la lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI) y no contra el presidente sirio Bashar al Asad, declaró este jueves el ministro de Exteriores saudí.

Además, en una entrevista otorgada a la AFP, Adel al Jubeir, de 54 años, descartó una reducción de la producción de petróleo de su país.

"Arabia Saudí ha afirmado estar dispuesta a mandar fuerzas especiales a Siria en el marco de la coalición (internacional liderada por Estados Unidos), con el objetivo de eliminar a Dáesh. Esa es la misión", puntualizó, usando el acrónimo árabe del EI. Para el ministro de Exteriores, "el objetivo de cualquier fuerza terrestre o especial sería luchar contra Daesh sobre el terreno para sacarle territorio".

Al preguntársele si la misión podría extenderse e incluir operaciones contra las fuerzas leales a Asad, Jubeir, quien habló en inglés y en árabe, respondió: "Sería algo sobre lo cual la coalición internacional tendría que tomar una decisión".

El martes, Washington confirmó que Riad había vuelto a ocupar un lugar importante en la campaña de bombardeos en Siria e Irak contra el grupo EI. Arabia Saudí ya formaba parte de la coalición que los lleva a cabo desde hace 18 meses, pero había limitado su participación cuando empezó a realizar bombardeos en Yemen, con el objetivo de recuperar el terreno perdido por el gobierno ante la rebelión hutí.

- Relación con Estados Unidos se ha "reforzado" -

Jubeir negó todo debilitamiento de la relación de su país con Estados Unidos y consideró que la misma se ha "reforzado poco a poco".

Por otra parte, al ser interrogado sobre el fuerte descenso de los precios del petróleo, afirmó que Arabia Saudí "no está dispuesta" a reducir su producción de crudo.

"Si otros productores quieren limitar o concuerdan en congelar su producción, eso podría tener un impacto en el mercado. Pero Arabia Saudí no está dispuesta a recortar su producción", dijo el ministro Adel al Jubeir en una entrevista con la AFP. El precio del barril de crudo, que perdió un 70% de su valor desde mediados de 2014, "será determinado por la oferta y la demanda y por las fuerzas del mercado. El reino de Arabia Saudí protegerá su parte de mercado", subrayó.

La OPEP, liderada por Arabia Saudí, se ha negado a reducir su producción pese al derrumbe de los precios, en el marco de una estrategia destinada a sacar del mercado a los productores de petróleo y gas de esquisto en Estados Unidos.

Pero Arabia Saudí y Rusia, los dos mayores productores mundiales de crudo, acordaron el martes junto a Catar y Venezuela congelar su producción a los niveles de enero, a condición de que otros grandes productores se sumasen a la iniciativa.

Irán, gran rival regional de los saudíes, sorprendió el miércoles al anunciar que apoyaba la medida, dando impulso al precio del barril.

Por último, Jubeir se refirió a la intervención militar de la coalición de países árabes liderada por Riad en Yemen, afirmando que va a seguir actuando hasta que el gobierno yemení esté plenamente restaurado en el poder.

"Es cuestión de tiempo antes de que la coalición internacional en Yemen venza y restaure al Gobierno legítimo (...) con el control de todo el territorio de Yemen", dijo el canciller.

Riad encabeza una coalición de países árabes que asiste al Gobierno de Abd Rabo Mansur Hadi en su lucha contra una rebelión de milicias chiíes que conquistó grandes porciones del país y obligó al jefe de Estado a refugiarse en Riad.

"El apoyo al Gobierno legítimo va a continuar hasta que se cumplan los objetivos o hasta que se logre un acuerdo político para lograr estos objetivos", dijo el ministro de Exteriores saudí.

En marzo de 2015 la coalición inició los bombardeos contra los rebeldes chiíes, que luchan junto a milicias leales al expresidente Alí Abdalá Saleh.

Jubeir dijo que la intervención de la coalición ayudó al gobierno a recuperar más de tres cuartas partes del territorio yemení, abriendo la vía para la llegada de suministros y presionando a los hutíes y al expresidente Saleh para que acepten la negociación política.

El ministro negó que su país haya quedado atrapado en este conflicto, que ha dejado más de 6.100 muertos, casi la mitad civiles, según la ONU.

"Una parte muy pequeña de nuestro ejército está involucrada en Yemen y no están empantanados", afirmó.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP