AFP internacional

Vista de la planta Vanadium de la compañía canadiense Largo Resources, el 15 de junio de 2016 en el estado de Bahía, Brasil

(afp_tickers)

La producción industrial de Brasil cayó en marzo 1,8% respecto a febrero, según datos oficiales divulgados el miércoles, que cuestionan el optimismo del gobierno sobre la posibilidad de una rápida salida de la recesión.

La importancia de la contracción sorprendió a los analistas, que esperaban un retroceso menor, o incluso una mejora. La expectativa promedio de 42 economistas consultados por la agencia de informaciones financieras Bloomberg era de una caída de 1%.

Según el diario económico Valor, fue el peor resultado de un mes de marzo desde 2002.

Respecto a marzo de 2016, la producción industrial del gigante latinoamericano subió 1,1%, indicó el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE). La expectativa del mercado era de un crecimiento de 2%.

En el acumulado de 12 meses, se registró una caída de 3,8%, dando continuidad a la reducción del ritmo de retroceso iniciada en junio de 2016, cuando se despeñaba un 9,7%.

En marzo, hubo un retroceso mensual de 2,5% de la producción de bienes de capital y de bienes intermedios y de 2,7% de la de bienes de consumo.

Entre las caídas más importantes se sitúan la fabricación de automóviles, remolques y carrocerías (-7,5), de productos farmacéuticos (-23,8%) y de máquinas y equipos (-4,9%).

El país atraviesa desde hace dos años la peor crisis económica de su historia, con una contracción del PIB de 3,8% en 2015 y de 3,6% en 2016.

El ministro de Hacienda, Henrique Meirelles, dijo el martes en una entrevista con la televisión GloboNews que la economía brasileña pudo haber crecido ya en el primer trimestre de este año respecto al trimestre anterior, por primera vez desde 2014.

El impopular gobierno del presidente Michel Temer realiza una amplia promoción de todos los atisbos de recuperación, mientras busca los apoyos necesarios en el Congreso para impulsar las reformas estructurales -en especial la del régimen laboral y del sistema de jubilaciones-, consideradas esenciales para recuperar la confianza de los inversores.

- ¿Optimismo, o solo una nueva metodología? -

Numerosos analistas sostienen sin embargo que en el mejor de los casos, el primer trimestre pudo haberse producido una mejora de números gracias a una nueva metodología empleada por el IBGE para calcular la evolución de los servicios y de las ventas minoristas.

"Es posible" que el PIB del primer trimestre sea positivo "por el cambio de metodología", dijo a la AFP André Perfeito, de Gradual Investimentos. "Pero la economía aún no es robusta, la recaudación no subió y el desempleo sigue siendo muy elevado", agregó.

Los datos oficiales del PIB se conocerán en junio.

La producción industrial, por su lado, "dejó de empeorar", aunque sigue habiendo "una fragilidad muy grande de la demanda", subrayó Perfeito.

El analista cree que la actividad seguirá siendo débil en 2017, pero que el recorte de las tasas de interés iniciado el año pasado por el Banco Central conllevará una mejora en 2018.

AFP

 AFP internacional