Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos pasajeros llegan a la terminal de salidas del aeropuerto de El Cairo el 22 de marzo de 2017

(afp_tickers)

Las aerolíneas afectadas por la prohibición de ordenadores portátiles y tabletas en vuelos hacia Reino Unido desde Turquía y cinco países árabes tienen hasta el sábado para comenzar a aplicar la medida, dijo este miércoles el Gobierno británico.

Antes de las 00H01 GMT del sábado, la medida tendrá que estar en vigor, pero, de todos modos, dijo una portavoz del Ministerio de Transportes, los pasajeros "tienen que ir ya al aeropuerto con la idea de que las medidas ya se aplican".

Washington y Londres decidieron el martes prohibir los ordenadores portátiles y tabletas en la cabina de los vuelos con origen en varios países árabes y Turquía.

En el caso de los vuelos a Reino Unido, se trata de aquellos que salgan de Turquía, Líbano, Jordania, Egipto, Túnez y Arabia Saudí.

Estados Unidos citó el riesgo de disimular bombas en estos aparatos. En Londres, el ministro de Transportes británico, Chris Gayling, dijo al Parlamento que hay que ir adecuando las medidas de seguridad a "los cambios constantes" en "la amenaza terrorista".

Las 14 aerolíneas afectadas fueron avisadas inmediatamente tras la decisión del Gobierno, anunciada el martes, pero las disposiciones para poner en práctica la medida requerían varios días.

- Potestad de cada Estado -

La Organización de la Aviación Civil Internacional (OACI) indicó este miércoles que la prohibición de llevar ordenadores portátiles en las cabinas de los aviones es una potestad "discrecional" de los Estados miembro.

El organismo de las Naciones Unidas apoya en general "los niveles de conformidad mundial" en materia de seguridad de modo de "facilitar la movilidad y la conectividad internacional".

El anexo 17 de la Convención de Chicago sobre la aviación civil internacional prevé que "los pasajeros y los equipajes en cabina deben ser inspeccionados y pasados por el detector", recordó la OACI en un comunicado.

Sin embargo, es responsabilidad de cada Estado miembro "evaluar constantemente el nivel de amenaza" que pesa sobre el transporte aéreo y "ajustar en consecuencia las normas de seguridad", como hace la propia OACI, precisó.

Paradójicamente, la OACI, con sede en Montreal, destaca que sus trabajos sobre el transporte de productos peligrosos, "sobre todo acerca de incidentes que involucraron aparatos que contienen baterías de litio", han demostrado que estos últimos "pueden ser más fácilmente mitigados en los equipajes en cabina que en la bodega".

AFP