Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro mexicano de Economía Ildefonso Guajardo habla en rueda de prensa conjunta con el secretario de Comercio estadounidense Wilbur Ross el 10 de marzo de 2017 en Washington

(afp_tickers)

La renegociación del TLCAN reclamada por el presidente estadounidense Donald Trump debe realizarse de forma trilateral, advirtieron el secretario mexicano de Economía, Ildefonso Guajardo, y el ministro canadiense de Comercio Internacional, Phillippe Champagne, tras reunirse en la capital mexicana.

En su encuentro, los ministros señalaron que "la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) debe ser un proceso trilateral, guiado por una visión ganar-ganar-ganar", informó la secretaria mexicana de Economía en un comunicado difundido el jueves por la noche.

Trump ha reclmado una renegociación del TLCAN -en vigor entre México, Estados Unidos y Canadá desde 1994- con el argumento de que "es el peor acuerdo firmado" por su país y que ha beneficiado principalmente a los mexicanos con la creación de fuentes de empleo que dejan a los estadounidenses sin trabajo.

Champagne y Guajardo coincidieron también en que, más allá del TLCAN, "es posible profundizar la relación económica" entre México y Canadá en el marco de una alianza bilateral acordada en 2004 que busca mejorar el ambiente de negocios para las empresas de ambos países.

Se espera que en los próximos días el secretario estadounidense de Comercio, Wilber Ross, envíe al Congreso la notificación para iniciar la revisión del TLCAN. A partir de ese momento, correrán 90 días para que el Congreso se pronuncie sobre la intención del Ejecutivo.

Las autoridades mexicanas se declaran ya listas para iniciar la negociación en junio.

Según los analistas, México busca que la renegociación del tratado se inicie lo antes posible para terminar con la incertidumbre que golpea a la economía mexicana desde el triunfo de Trump en la presidencial de noviembre.

El TLCAN ha impulsado a la economía de México y fue una palanca para salir de la crisis del llamado "efecto tequila" a mediados de los 1990. Actualmente un 80% de las exportaciones mexicanas tienen como destino Estados Unidos.

Mientras tanto, México está ya explorando otros mercados en América de Sur, principalmente Argentina y Brasil, y analiza con Rusia negocios en el sector alimenticio.

Trump ha arremetido contra grandes firmas estadounidenses que se han establecido en México, sobre todo automotrices, aprovechando la mano de obra calificada que ofrece este país en detrimento de los trabajadores del vecino del norte.

En enero, Ford canceló la construcción de una nueva planta en México con una inversión de 1.600 millones de dólares.

AFP