Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un pasillo del zoco de Homs, en Siria, el 14 de agosto de 2016

(afp_tickers)

En el corazón de la ciudad siria de Homs, unos obreros desescombran y limpian las paredes ennegrecidas del zoco para devolverle el resplandor que le robó la guerra civil.

Los opositores al presidente sirio, Bashar Al Asad, la llamaban la "capital de la revolución" al comienzo de la revuelta en 2011.

Ahora el régimen quiere borrar las cicatrices de los combates.

Homs fue la primera ciudad en alzarse en armas contra el régimen en 2012. Las fuerzas gubernamentales acabaron por reconquistarla al cabo de combates encarnizados y de un asedio hermético.

Cerca de la plaza del Reloj, por donde hace unos meses pasaba la línea de separación entre las zonas rebeldes y las progubernamentales, unos ingenieros inspeccionan las canalizaciones averiadas y los cables eléctricos que cuelgan del zoco.

Los cascotes obstruyen algunos pasillos y en otros la hierba crece en los intersticios de los adoquines.

"Sacar los escombros es una operación peligrosa. Hemos encontrado bombas y explosivos", afirma Ghasan Jansiz, que supervisa las obras emprendidas por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

"Intentamos restaurar el zoco como era hace 100 años por un coste de varios cientos de miles de dólares", añade este arquitecto de 44 años.

Las obras durarán dos años, con cuatro fases de seis meses: limpieza, documentación, renovación y reconstrucción.

- 'Campos Elíseos' -

Este mercado cubierto cambió varias veces de manos desde su construcción en el siglo XIII bajo la dinastía de los Ayubidas, fundada por Saladino.

Ganó lustre bajo el sultanato de los mamelucos (siglos XIV y XV) y durante el periodo otomano (siglos XVI a XX).

Los insurgentes se apoderaron de él en 2012, pero se fueron de la ciudad en abril de 2014, en virtud de un acuerdo.

"Los hombres armados lo usaban como lugar de paso y no como campo de batalla, por eso el zoco no está muy dañado", afirmó a la AFP un responsable de la gobernación provincial.

El zoco de Homs guarda un parecido con los de Damasco y Alepo, pero en más pequeño. Comprende 13 mercados y 982 tiendas, según Maamun Abdulkarim, director del Patrimonio y de Antigüedades de Siria.

Casi todos los comercios han quedado al abandono. Algunos no tienen cerrojo ni puerta. Los muros de otros están acribillados de balas. Sólo las cajas fuertes, cubiertas de polvo, recuerdan su época dorada.

"Hace 40 años era el equivalente de los Campos Elíseos de una pequeña ciudad provincial. Todo el mundo se juntaba allí. Era el lugar donde se daban cita los que trabajaban (...) la madera, el cobre, el oro, la plata, los mercaderes de tela, los perfumistas", recuerda el exrepresentante de la Unión Europea en Damasco, Anis Nacrour, originario de Homs.

"Por la noche, de vuelta del colegio, dábamos un rodeo para pasar el rato, sobre todo que había excelentes pasteleros y zumos de fruta riquísimos. Íbamos en pandilla o en familia", añade con nostalgia este diplomático francés.

- Bombones -

En total, 70 personas trabajan en la remodelación, entre ingenieros, obreros y estudiantes de la facultad de ingeniería.

Las obras incluyen la instalación de cuatro puertas principales, la restauración de 200 comercios y la documentación histórica del lugar, según el director del PNUD, Tareq Safar.

Una decena de comerciantes ya han vuelto. Abdel Salam Salqini apila con cuidado sus bombones. "Acabo de recibir a mi cliente número 200", dice con una gran sonrisa este hombre de unos 40 años que heredó el negocio de su padre.

"Regresé en abril, no puede imaginarse mi alegría cuando vi que mis antiguos clientes venían de Beirut, Damasco y Tartús (oeste). "Vinieron en cuanto se enteraron de que había vuelto a fabricarlos", añade.

"Tenía a 11 empleados, pero ahora estoy solo", matiza, reconociendo que sólo tiene dos o tres clientes por día.

"Salvar el zoco de Homs es un verdadero desafío", asegura el responsable de las Antigüedades, Abdulkarim, que quiere reconstruir los tejados abombados "como eran entonces" en esta ciudad con "un papel importante desde la época romana hasta el imperio otomano".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP