Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, en Frankfurt, el 5 de abril de 2016

(afp_tickers)

La economía brasileña atraviesa una situación "muy preocupante", con graves problemas coincidentes en materia fiscal y de productividad, y una aguda crisis política que hacen prever un retroceso de 3,8% este año, dijo este jueves la directora gerente del FMI, Christine Lagarde.

"A pesar de su reputación de ser un lugar soleado y cálido, hay vientos muy, muy fríos soplando en Brasil. Con la previsión de una caída de 3,8% este año, la situación es muy preocupante", expresó la ejecutiva durante una conferencia de prensa en el marco de las reuniones de primavera del FMI y el Banco Mundial (BM).

El escenario brasileño, marcado por una fuerte desaceleración de la productividad y alto déficit fiscal, se ve agravado por una crisis política que amenaza con derribar el gobierno de la presidente Dilma Rousseff.

El FMI, dijo Lagarde, no pretende manifestarse sobre las dificultades políticas, pero "espera que de alguna forma el país logre remover las incertidumbres y hacer que las políticas macroeconómicas sean apuntaladas sobre terrenos firmes".

Así, añadió, la entidad financiera apreciaría políticas que no abandonen los objetivos fiscales y permitan la construcción de un "ambiente de negocios para la creación de crecimiento".

Al publicar esta semana su Panorama Económico Mundial, el FMI estimó que este año la economía brasileña caerá 3,8%, siendo que en enero había expresado una expectativa de contracción de 3,5%. El gigante sudamericano ya había cerrado 2015 con retroceso de 3,8%.

El martes, el economista jefe del Banco Mundial para América Latina, Augusto de la Torre, expresó que la crisis política en Brasil ya actúa de hecho como un freno a la capacidad del país de iniciar una recuperación económica.

En Brasília, la cámara de Diputados tiene en agenda votar el domingo si abre o no un juicio político contra Rousseff por supuesta manipulación de las cuentas públicas en 2014. En caso de que los diputados aprueben el impeachment, Rousseff será separada del cargo por un plazo máximo de 180 días, hasta que el Senado se expida sobre el caso.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP