Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Foto de archivo tomada el 13 de mayo de 2014, en Godewaersvelde, al norte de Francia, muestra un campo de maíz

(afp_tickers)

Los precios de la soja y el trigo retrocedieron ligeramente esta semana en el mercado de Chicago, afectados por el aumento del dólar, mientras que el maíz logró aumentar un poco.

"El dólar subió fuertemente ayer y hoy, y esto afecta a todas las materias primas", dijo Alan Brugler, de Brugler Marketing y Management.

La bolsa también subió, influenciada por el recorte de la tasa básica del Banco Popular de China (banco central) y la esperanza de que el Banco Central Europeo haga lo mismo. Pero, dijo Brugler, "en estos últimos tiempos hay una correlación inversa" entre el mercado bursátil y el de materias primas agrícolas.

Si bien al principio de la semana los precios mejoraron un poco debido a la falta de productos para vender, los agricultores, que prefieren activar la cosecha y acumular en lugar de ceder su producción a precios bajos, perdieron lo esencial de sus ganancias a fines de la semana.

Los productores de soja, al menos, teóricamente podrían haberse beneficiado de buenas cifras de exportación publicadas el jueves. En lugar de eso, imitaron a los productores de maíz y trigo, cuyas cifras eran menos favorables.

Ahora los inversores aguardan las previsiones meteorológicas, y especialmente la probabilidad de que el huracán Patricia, que pasará por la costa del Pacífico mexicano, suba hasta Texas y otras tierras estadounidenses.

"Es posible que tengamos lluvias importantes en Texas", dijo Brugler, y estimó que eso sería favorable a la siembra de trigo y entonces afectará los precios.

Con la reciente baja de los precios, el trigo estadounidense se hace más competitivo "pero sigue siendo caro en comparación a la producción rusa y europea", comentó Jack Scoville, de Price Futures Group.

Los expertos de la casa de corretaje Allendale dijeron por su parte que el impacto de la sequía fuera de Estados Unidos sería decisivo para darle dirección a los precios del maíz y la soja.

Actualmente el 57% de las superficies con soja en Brasil están secas y solo el 25% se beneficia de condiciones favorables.

Finalmente, el viernes, el maíz se vio beneficiado por una estimación del ministerio argentino de Agricultura que anunció su previsión de una reducción de 12% de las superficies cultivadas respecto al año anterior.

El bushel de maíz (unos 25 kg) para entrega en diciembre, el contrato más activo, terminó a 3,7975 dólares contra 3,7675 dólares a fines de la semana anterior (+0,80%).

El bushel de trigo para diciembre, también el más activo, valía 4,9050 dólares contra 4,9225 dólares la semana pasada (-0,36%).

El bushel de soja para noviembre, también el más intercambiado, costaba 8,9550 dólares, contra 8,9825 dólares el viernes pasado (-0,31%).

AFP