Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un Airbus A320 (I) de la companía Swiss en el aeopuerto de Zúrich el 6 de julio de 2016

(afp_tickers)

La sombra del Brexit va a planear sobre el salón aeronáutico de Farnborough, que se abre el lunes al sudoeste de Londres, en un contexto de fuerte crecimiento del tráfico aéreo y competencia entre Airbus y Boeing.

Pese a un retroceso el año pasado, los pedidos están "en el nivel histórico más alto, con 13.400 aviones, de los que 94% para Airbus y Boeing", apunta Alain Guillot, director general del gabinete AlixPartners y responsable del departamento Aeronáutica & Defensa en Francia.

Esta insolente salud se apoya en la constante progresión del tráfico aéreo --en alza de 6,5% en 2015, según la IATA--, que se duplica cada 15 años.

Sin embargo, Farnborough, que se celebra alternativamente con el salón de le Bourget (cerca de París), tiene escasas posibilidades de batir el récord de 2014, con sus 201.000 millones de dólares (EUR 181.000 millones) de pedidos en firme y opcionales.

Entretanto, ha pasado además lo del Brexit.

Para Jean-Louis Drospy, analista aeronáutico de Argon Consulting, el "Brexit no debería tener consecuencia en la evolución mundial del sector, que se basa esencialmente en el crecimiento del tráfico aéreo, mayoritariamente en Asia, India y Medio Oriente".

"Si la hubiera, afectaría más bien al tejido industrial" del sector en Europa, opina.

De momento, solamente las compañías aéreas europeas se han visto afectadas, especialmente en bolsa. Por su lado, el gigante europeo Airbus dijo que va a "estudiar las consecuencias a largo plazo" del referéndum británico.

- Más competencia -

En el 'partido' que lo opone al estadounidense Boeing, es éste quien va primero en vísperas del salón, al que acudirá el primer ministro saliente, David Cameron.

El gigante de Seattle, que celebra su centenario, registró 276 pedidos netos desde principios de año, contra 183 para su rival europeo.

Los dos gigantes afrontan además por primera vez la llegada de un nuevo competidor en el segmento de los aparatos de medio alcance, que representa los dos tercios del mercado: el CSeries del canadiense Bombardier.

El grupo canadiense, muchas veces afectado por retrasos y costes excesivos, ha conseguido varios éxitos comerciales recientes, entre ellos un espectacular pedido de 75 aparatos por Delta Airlines, una de las mayores compañías de Estados Unidos.

Bombardier quiere aprovechar Farnborough para mediatizar la entrada en servicio de su avión por la compañía Swiss, filial de Lufthansa, el 15 de julio.

Bombardier "vuelve con los honores" comenta Stéphane Albernhe, del gabinete Archery Strategy Consulting. "Si Bombardier logra éxitos económicos con este programa, ya no habrá duopolio (Boeing y Airbus), sino tres ofertas en el planeta, y ello sin contar con los chinos..."

En el sector de Defensa, el acontecimiento será la presentación pública del F-35, el avión de combate furtivo estadounidense que hace al fin su estreno internacional.

Lanzado a principios de los años 1990, este programa del estadounidense Lockheed Martin es el más caro de la historia militar, con un coste total estimado de unos 400.000 millones de dólares, para unos 2.500 aviones a producir en las próximas décadas.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP