AFP internacional

Miembros de la policía de Malasia se niegan a contestar las preguntas de los reporteros, luego de que los oficiales de la embajada de Corea del Norte salieran del departamento forense en el Hospital Kuala Lumpur, el 15 de febrero de 2017

(afp_tickers)

Una sospechosa del asesinato del hermanastro del dirigente norcoreano, Kim Jong-un, comparecerá ante un tribunal el jueves en Malasia, donde la policía busca a otros sospechosos implicados en el misterioso homicidio, que Seúl atribuye a agentes de Pyongyang.

La mujer, de 28 años, con pasaporte vietnamita, permanece detenida desde su arresto el miércoles en el aeropuerto de Kuala Lumpur, donde el lunes fue perpetrado el asesinato, precisó la policía malasia.

Dos mujeres habrían rociado con un líquido la cara de Kim Jong-nam cuando se disponía a embarcar para Macao, una región administrativa de China donde vivió durante años exiliado.

Kim Jong-nam, un hombre corpulento de 45 años con fama de playboy, se encontraba en el vestíbulo de salidas en el momento del ataque, afirmó la policía malasia.

Las imágenes de las cámaras de seguridad publicadas por medios malasios muestran a una asiática, presentada como una de las sospechosas, vestida con una camiseta blanca con las letras "LOL" estampadas.

"Buscamos a otros sospechosos", declaró a la AFP Abdul Samah Mat, jefe de la policía del Estado de Selangor, donde está situado el aeropuerto, negándose a precisar el número de personas buscadas y su nacionalidad.

El cuerpo de Kim Jong-nam permanece en un hospital de Kuala Lumpur, donde se le practicó una autopsia. Los resultados del análisis sin embargo no han sido difundidos.

Según fuentes anónimas citadas por los medios malasios, Corea del Norte pidió la restitución del cuerpo. El jefe de la policía había indicado el miércoles que nadie lo había solicitado y que éste permanecería en la morgue de la ciudad hasta ser reclamado.

Varios representantes de la embajada de Corea del Norte en Malasia fueron sin embargo vistos en el servicio de medicina legal del hospital el miércoles por la tarde, y de nuevo un poco más tarde, en la noche.

El asesinato de Kim Jong-nam fue calificado por Seúl de prueba de "la brutalidad y la naturaleza inhumana" del régimen de Pyongyang.

AFP

 AFP internacional